Parece que las malas noticias para la Familia Real británica están a la orden del día. El nombre de Meghan Markle está en el ojo del huracán después de que anunciara junto al príncipe Harry su intención de dejar de formar parte de la Corona británica. Pero ahora, se suma un nuevo problema más para la duquesa de Sussex, que ha dejado ya el Reino Unido y ha viajado a Canadá. Pero, ¿por cuánto tiempo?

Su padre, Thomas Markle podría tener que testificar en su contra

Meghan Markle tendrá que verse las caras ante un juez después de que esta demandara al medio de comunicación que filtró la carta que la duquesa de Sussex le habría mandado a su padre pidiéndole un poco de tregua y que no hablara más de ella en la prensa británica.

Fue hace unos meses cuando Meghan Markle demandó al medio ‘Mail on Sunday’ por la publicación de una carta privada que Meghan le envió a su padre. Una demanda que se extendió a otros medios. Ahora, unos meses después, y con esa demanda siguiendo su curso, padre e hija podrían verse las caras en un juzgado. 

El proceso sigue su curso

Y es que Thomas Markle podría ser llamado a declarar en contra de su hija en uno de los juicios más mediáticos de los que se esperan de los últimos años. El padre de Meghan deberá presentarse ante la Alta Corte de Londres para comparecer como testigo y contradecir las versiones de su propia hija.

Todavía es pronto para saber cuándo serán las primeras vistas y si finalmente Meghan tendrá que verse frente a frente con su padre ante un juez. Lo que supondría un fuerte golpe para ella, después de todos los problemas familiares que está sufriendo durante las últimas semanas. Tendremos que esperar a ver como se va desarrollando este tema.