Un incidente misterioso sucedió en casa del príncipe Harry y Meghan Markle, que terminó con el despido fulminante de una de sus niñeras. Una amiga de la actriz arroja más luz al respecto y confirma que la noticia es cierta


Mucho se ha hablado de las dificultades con las que se han topado los trabajadores al servicio de los duques de Sussex. Sin embargo, aunque estos están contratados en consenso por el príncipe Harry y Meghan Markle, desde un inicio siempre se le ha adjudicado a la actriz estadounidense toda la responsabilidad de la toma de decisión más delicada. Quizá sea una actitud que encierre un mensaje machista, exculpando al nieto de la reina Isabel II de cualquier responsabilidad en la toma de decisiones respecto a su familia y criminalizando a su esposa de todo aquello que trae controversia. Y así ha sucedido una vez más cuando se ha conocido que la pareja ha decidido despedir de manera fulminante a una de las niñeras contratadas para el cuidado de su hijo, el pequeño Archie.

Al parecer, tal y como ha publicado en la mañana de este jueves el diario ‘The Sun’, Meghan Markle ha despedido a una de las niñeras encargadas de la crianza y cuidado de su hijo Archie. Se trata de la cuidadora que había sido contratada para cuidar al pequeño por las noches, después de un misterioso suceso nocturno que habría puesto en preaviso a la pareja de que la empleada no era la indicada para las funciones por las que había sido contratada. Un incidente que había provocado su despido fulminante y por el que no se han ofrecido mayores justificaciones, al menos no de manera pública, dado que seguramente ambas partes sepan a ciencia cierta de qué suceso se hable, el cual ha propiciado que la pareja decidiese dejar de contar con sus servicios.

Meghan Markle y Harry
© Spotify/Youtube.

Para arrojar más luz al respecto, el citado medio británico ha contado con el testimonio de una íntima amiga de Meghan Markle, Omid Scobie, quien ha querido exculpar a la actriz y contextualizar el motivo por el cual la niñera fue contratada para cuidar a Archie. “Tras la llegada de Archie –el pequeño acaba de cumplir dos años– el príncipe Harry y Meghan  querían algo de ayuda para establecer un patrón de sueño”, explica su amiga, que no desea que se considere que los padres no estén centrados en las labores de crianza de su pequeño, relegando esta tarea a terceras personas. Además, ha arrojado una posible explicación al despido de la niñera tras ese citado suceso misterioso que nadie ha llegado a explicar: “Fue un incidente en una de las primeras noches que llevó a la pareja a posponer la decisión de tener una niñera nocturna”, sostiene.

No es la primera vez que sucede

Meghan Markle ha sido señalada por el ojo crítico desde el mismo instante en que se asoció su nombre al del príncipe Harry de Inglaterra. Su entrada en la familia real británica vino acompañado de una gran expectación y mientras unos alababan su estilo a la hora de vestir o que suponía un aire fresco a la monarquía, otros subrayaban que su actitud distaba mucho de los valores de la institución. Esto dio paso después a un acoso mediático en el que cada paso que daba era seguido de polémica, algunos incluso deliberadamente inventados por los medios sensacionalistas británicos, como así se ha demostrado después tras sonadas demandas a estos medios y tras presentarse las pruebas de sus invenciones.

© Gtres.

Sin embargo, por otro lado están los testimonios de los trabajadores de Kesington, la casa que ocupaban cuando aún formaban parte de la familia real británica, hasta que decidieron abandonarla con polémica para instalarse al otro lado del charco -primero en Canadá para después encontrar una mansión en Los Ángeles-. Algunos de los empleados se han quejado de haber sufrido “bullying” por parte de Meghan Markle. Estas quejas se pusieron sobre la mesa de sus superiores, al describir un supuesto trato “vejatorio” durante sus jornadas laborales. El diario ‘The Times’ recogía estos testimonios, optando por no desvelar los nombres de los trabajadores que denunciaban que habían sido “humillados” por la duquesa de Sussex y que incluso llegaban a “temblar” ante su presencia.

El príncipe Harry ha querido en todo momento defender a su esposa de este tipo de acusaciones, que se sucedían ante despidos de trabajadores, mientras que otros optaban por dejar sus puestos, lo que acrecentaba la polémica. El hijo de la princesa Diana de Gales ha temido desde el principio que esto fuese a mayores, viendo cómo el acoso hacia Meghan Markle era similar al sufrido por su madre, que de tan trágica forma terminó. Para evitar que sus peores miedos se materializasen, consideró oportuno romper lazos con la familia real británica, renunciar a sus responsabilidades con la Casa y poner tierra de por medio.