Meghan Markle ha recibido numerosas críticas negativas después de que este viernes 3 de abril viera la luz el documental en el que participa como narradora.


Todos estábamos a la espera de cuál sería el primer trabajo de Meghan Markle que vería la luz tras su decisión de no seguir perteneciendo a la casa real británica. Pues bien, ya lo tenemos y todo hace indicar que no ha llovido a gusto de todos. Como no podía ser de otra manera -sobre todo por el revuelo que ha causado su decisión y la del príncipe Harry-, el foco estaba puesto en ellos desde que saltara la noticia.

Meghan Markle se ha convertido en la narradora del nuevo documental que ha estrenado este 3 de abril en la nueva plataforma de Disney+. Se llama ‘Elephant’, y en el cártel que han elegido para anunciar este documental, en el vemos a una cría de elefante, aparece señalado que está narrado por Meghan, la duquesa de Sussex.

Muy duros por su debut como narradora

A pesar de que se trata del primer y nuevo proyecto de Meghan Markle tras conocerse su decisión de dejar de pertenecer a la monarquía británica y que tendría que ser recibido con entusiasmo, lo cierto es que ha levantado muchas críticas su debut como narradora en el mundo cinematográfico.

Muchos coinciden en que Meghan Markle está cursi en su narración, una calificación que se ha repetido en varias ocasiones. La interpretación de Meghan Markle es «exagerada», califica el The Time of London el papel de la duquesa de Sussex en este documental. «Su aparición es un tanto cursi y en ciertos momentos parece que se siente abrumada», tilda The Times.

Por su parte, The Guardian, que es uno de los medios que más duros es en su calificación, asegura que Meghan Markle «parece un pato antropomórfico saltando en el agua», comenta con dureza.

Críticas positivas

Sin embargo, como en todas estas cosas, Meghan Markle también ha recibido críticas positivas por este proyecto, que por cierto, todo el dinero que se recaude por este documental irá destinado de manera íntegra a un santuario de elefantes. Se trata de Vanity Fair, que aunque también dice que su aparición es cursi, asegura que «Meghan es una narradora que engancha y con una voz cálida». Además, entiende que la voz es exactamente la que tiene que poner por el público al que va dirigido este documental, el infantil.

La duquesa de Sussex ha allanado ya el camino para su regreso al estrellato en Hollywood, paso necesario para rentabilizar su nombre más allá de la alargada sombra de influencia de la familia de su marido, con las restricciones que ello implicaba. El primer paso que dieron para empezar una nueva vida pasaba por abandonar Londres como lugar de residencia para instalarse primer en Canadá y ahora, según publican diversos medios internacionales, en Los Ángeles.

Nueva etapa, alejada de los cuestiones reales

Su salida de los compromisos como duques de Sussex se hizo efectiva el pasado 31 de marzo, la actriz de ‘Suits’ ya se adelantó. Lo hizo confirmando cuál era su primer trabajo en su nueva etapa alejada de cuestiones reales, que seguirá la estela de su carrera en el séptimo arte, pasión vital que tuvo que abandonar para aceptar ser la esposa del príncipe Harry.

Una renuncia personal con la que creía que tan solo sacrificaba su carrera profesional, pero que en pocos meses comprobó que implicaba también renunciar a su intimidad o a parcelas englobadas en sus derechos fundamentales como persona, especialmente por agresiones que han venido por parte de su familia directa.

Este proyecto al que se ha sumado Meghan Markle no solo marca el inicio de una nueva etapa profesional, sino también un compromiso con los más desfavorecidos. Siguiendo en su línea altruista, la duquesa de Sussex se ha embarcado en este proyecto con la condición de que todo lo recaudado irá destinado a la organización benéfica ‘Elephants without borders’, con la que colabora el nieto de Isabel II y su mujer desde hace ya tres años y por el que viajaron en Botsuana en 2017, lugar en el que el Rey Juan Carlos sufrió un percance mientras acudía a una partida de caza de elefantes que se convirtió en una de las grandes polémicas de la familia real española.

Cabe destacar que este proyecto de Meghan Markle de prestar su voz a un trabajo de Disney se forjó el pasado otoño, tras anunciar su decisión de dejar de formar parte de los actos de representación de la familia real británica. Ahora, meses después, el resultado ya ha visto la luz, coincidiendo en tiempo con la fecha límite que ese estableció para marcar un ritmo gradual de ruptura de lazos entre los duques de Sussex y Buckingham.