Meghan Markle: el agridulce cumpleaños de la Diana 2.0

Meghan Markle está de celebración, pero no es una celebración tan alegre como cabría esperar. La duquesa de Sussex cumple 38 años en un momento de cambios. Cambios a todos los niveles que no solo la afectan a ella, sino a todos los que la rodean.

15Una etapa complicada

La exactriz ha sufrido numerosos cambios en su vida en los últimos meses. Ha pasado de ser uno de los rostros más populares de la pequeña pantalla a vivir una existencia encorsetada marcada por el estricto protocolo que rige la Corte Británica.

14Su adaptación ha sido difícil

Pese a que en apariencia, Meghan no pierde la sonrisa, fuentes cercanas a la Duquesa mantienen que le está costando acostumbrarse a su nueva vida no solo en Londres sino también en Windsor.

13Constantes ataques

Han sido numerosos los ataques que tanto Meghan como Harry han sufrido por parte de los medios, que remarcan su mala relación con su familia, sus tensiones con los Windsor, su exceso de celo por proteger a Archie Harrison…

12Guerras internas

Pese a su innata simpatía, Meghan sigue siendo el foco de varios ataques por su supuesto enfrentamiento con Kate Middleton, a quien apenas se critica por ninguna de sus actuaciones.

11Ahora tiene un nuevo papel

En los últimos meses, la duquesa de Sussex se encuentra muy volcada en su nuevo papel de madre del pequeño Archie Harrison, que vino al mundo el pasado mes de mayo entre fuertes medidas de seguridad para evitar filtraciones.

10Buscando su lugar

A pesar de que en un primer momento se ganó el cariño de los británicos, que veían en ella a una Diana 2.0, sus últimas actuaciones han generado numerosas críticas en todos los ámbitos y una situación de desasosiego entre la población.

9Harry , contra las cuerdas

Son muchas las voces que aseguran que la actitud de Meghan está repercutiendo en la salud de Harry quien, a pesar de estar feliz con su hijo, no lleva muy bien la manera de actuar de su esposa.

8Afán de protagonismo

La exactriz echa de menos su vida anterior y le cuesta mucho mantenerse en un segundo plano, cumpliendo con las pautas que dicta el protocolo. Quiere hacer cambios drásticos en una institución que sigue siendo arcaica en muchos aspectos.

7Sin visos de reconciliación

Aunque las llamadas de atención de la familia de Meghan son constantes, no hay ninguna intención por parte de la Duquesa de iniciar un acercamiento con ellos, de manera que Archie Harrison seguirá sin tener contacto con los Markle.

6Una celebración privada

Es más que probable que el matrimonio disfrute de un día tan especial en la intimidad de su hogar en Windsor o bien en Balmoral, donde tiene pensado pasar unos días de vacaciones junto a la reina Isabel.

5África en el horizonte

Está previsto que el próximo otoño la familia al completo viaje a África en la que será la primera visita oficial del pequeño Archie Harrison y su presentación a nivel internacional.

4Nuevos proyectos

Los Sussex han experimentado numerosos cambios en su vida no solo desde el nacimiento de su hijo, sino también desde que decidieran separarse de los duques de Cambridge. Nuevo hogar, nueva fundación y un nuevo estilo de vida.

3Ampliar la familia

Aunque todavía es pronto para aventurarse a hacer conjeturas, de cara al próximo año, Meghan y Harry podrían empezar a pensar en darle un hermanito a Archie. Hace unos días el Duque aseguró que su intención era tener dos hijos, pero no más.

2Vuelta al trabajo

No se ha confirmado cuándo Meghan retomará la actividad oficial, pero desde que diera a luz a Archie, ha reaparecido en varios actos oficiales y ha utilizado la cuenta de Instagram oficial de los Sussex para dar muestra de los proyectos en los que ha estado implicada durante el embarazo. Una prueba más de su intención de estar activa.

1Un futuro incierto por delante

A medida que la reina Isabel se hace mayor, el núcleo central de la Familia Real se va cerrando. Llegará un momento en que Harry y Meghan cobren menos protagonismo a favor de los Cambridge, futuros reyes. Una realidad que se plasma en ese deseo de privacidad por el que Meghan está luchando para su hijo, que no tendrá responsabilidad alguna con la Corona.