Las trabas de la Reina Isabel II a los planes de boda de Beatriz de York

La Reina Isabel II está poniendo obstáculos a la boda de su nieta, Beatriz de York, con Edo Mapelli. No quiere viajar y menos aún que su nieta se case en Italia

Todo eran felicitaciones, alegría y felicidad para la familia real británica la pasada semana, tras anunciarse el compromiso de Beatriz de York con su novio, Edo Mapelli. Sin embargo, ahora que las aguas vuelven a su cauce y la pareja comienza a perfilar todos los detalles de su enlace, han comenzado a surgir los primeros problemas y también las primeras asperezas familiares, siendo la Reina Isabel II la principal culpable, tal y como publica ‘Daily Mail’.

¡Preparen la pamela! Los York anuncian nueva boda real para 2020

Una vez anunciada la boda de Beatriz de York y Edo Mapelli, ya solo queda comenzar a mirar vestidos, las flores, los invitados y cómo sentarlos, la decoración, el menú del banquete y un sinfín de detalles que crispan los nervios de los contrayentes. Pero quizá lo primero que hay que elegir es el lugar donde se celebrará la boda y es justo aquí donde se han encontrado con el primer problema. Y es que Beatriz de York tiene planes de emplazar su boda fuera del Reino Unido, rompiendo así la tradición familiar.

Beatriz de York oficializa su relación con el italiano Edoardo Mapelli

La ilusión de la hija mayor del príncipe Andrés y Sarah Ferguson es casarse en Italia, para así hacer un guiño a su futuro marido, de origen italiano. Así lo asegura el citado medio británico, que destaca que en este punto se han topado con la oposición de la Reina Isabel II, que no está dispuesta a que una nieta suya se case fuera del Reino Unido, como marca la tradición familiar.

La Reina Isabel II será una de las invitadas clave del enlace, pero ella se ha negado a viajar en los últimos años. No quiere coger más aviones, ya ha viajado demasiado en su vida y entiende que ahora deben ser el resto los que hagan las maletas si quieren compartir tiempo con ella. Ni tan siquiera está dispuesta a viajar para ver a su nieta vestida de blanco, por lo que Beatriz de York tendrá que ceder y emplazar su enlace en suelo británico. Ahora bien, una vez que así sea, ya puede elegir entre Windsor, como han hecho sus primos, o la abadía de Westminster, donde se casaron sus padres.