Los Sussex están encantados de poder abrir su hogar a la hija del Príncipe Andrés y Sarah Ferguson de cara a su próxima maternidad.


El príncipe Harry y Meghan Markle están completamente adaptados a su nueva vida en Estados Unidos. Los duques de Sussex están centrados en sus nuevos proyectos alejados de la Familia Real Británica, pero lejos de olvidar a los miembros de la Casa Real, han querido tener un detalle con una de sus primas, Eugenia de York.

Redes Sociales

El príncipe Harry y Meghan Markle han cedido su residencia oficial en Reino Unido, Frogmore Cottage, a Eugenia de York y su marido Jack Brooksbank de cara a su próxima paternidad. En concreto, tal y como publica ‘E! News’, el matrimonio está encantados de poder abrir su hogar a la hija del Príncipe Andrés y Sarah Ferguson, quienes antes residían en Ivy Cottagge (dentro del Palacio de Kensington).

De la misma forma, según publica ‘The Sun’, las pertenencias del hijo del príncipe Carlos y la exactriz fueron sacadas de la casa y enviadas a su mansión de California. Fue este sábado cuando la nieta de Isabel II y su marido entraban a su nueva casa. Eso sí, tal y como indica el medio británico, la residencia sigue perteneciendo a los duques de Sussex, quienes tan solo se la han cedido para que puedan vivir el embarazo de forma tranquila.

Cabe destacar que hace unos meses, después de que el matrimonio tomara la decisión de dar un paso atrás dentro de la realeza, se hizo público, mediante comunicado, que el matrimonio pagaría de su bolsillo la reforma de su residencia oficial para así poder devolver el dinero público.

Frogmore Cottage es una casa de campo típicamente inglesa, construida originalmente en el siglo XVII, pero cuyo aspecto actual se debe a la remodelación a la que fue sometida en 1801 por la reina Charlotte. Después de que los duques de Sussex anunciaran su intención de mudarse allí, lo cual hicieron el pasado marzo, poco antes del nacimiento de su hijo, la residencia fue sometida a otra nueva tanda de reformas para acomodarla al siglo XXI.

Frogmore ha sido una residencia utilizada de forma intermitente por la Familia Real británica. Helena, tercera hija de la reina Victoria, residió en ella; varios Windsor han nacido en sus habitaciones; y en la década de los 80 hasta se pensó que el príncipe Andrés y Sarah Ferguson iban a residir en sus dependencias, aunque al final no fue así. La reina Isabel, que adora Windsor, también pasaba allí muchas temporadas con su marido, Felipe de Edimburgo, y sus cuatro hijos. Windsor es uno de sus refugios favoritos fuera del palacio de Buckingham en Londres.

Eugenia de York espera su primer hijo

El pasado mes de septiembre, Eugenia de York anunciaba a través de sus redes sociales que estaba esperando su primer hijo en común junto a una imagen en la que aparecían unos simpáticos patucos con forma de oso. Una buena noticia que llegaba a los pocos días de celebrarse su segundo aniversario de bodas. La pareja dará la bienvenida a su pequeño a principios de 2021. La nieta de Isabel II se dio el «sí, quiero» el 12 de octubre de 2018 en la capilla de San Jorge del Castillo de Windsor.

Un día muy especial en la vida de la pareja y en el que Eugenia quiso que su vestido de novia dejara a la vista la cicatriz de su operación de escoliosis de espalda. Ahora, el matrimonio comienza una etapa de su vida como los nuevos inquilinos de Frogmore Cottage.

La felicidad de los Sussex lejos de Reino Unido

© BBC

A pesar de llevarse un mal trago después de que el Palacio de Buckingham no le autorizara a poner una ofrenda floral a nombre del príncipe Harry en el Día del Armisticio, los Sussex llevan una vida tranquila lejos de la realeza. El matrimonio está centrado en explotar su proyectos solidarios y trabajan mano a mano con Netflix para lanzar su serie (centrada en el feminismo y la desigualdad racial).

En medio de todo esto, el hijo de Carlos de Inglaterra y su mujer continúan dando charlas motivadoras para concienciar a la población acerca de la importancia del feminismo, así como la importancia de no destruir el planeta para dejarle un buen futuro a las nuevas generaciones. A pesar de esto, Harry tiene muy presente a su país y por ello hace unas semanas reapareció en la televisión británica para darle una sorpresa a uno de sus grandes amigos.