"Por mucho que mi familia y yo le echemos de menos, sé que él querría que disfrutáramos de la Navidad", ha asegurado la reina de Inglaterra.


La reina Isabel II está a punto de cerrar uno de los años más duros de su vida tras la muerte del duque de Edimburgo el pasado mes de abril, además de los estragos que ha causado la pandemia en Reino Unido. Así, la reina de Inglaterra se ha dirigido a la nación en su tradicional discurso de Navidad para felicitar las fiestas a los británicos y darles un soplo de esperanza de cara al 2022. Eso sí, como era de esperar, no han faltado unas cariñosas palabras de recuerdo a su marido, el amor de su vida. 

Reina Isabel discurso
© Gtres.

La reina Isabel II se ha dirigido este sábado a la nación con uno de los discursos más emotivos de la soberana hasta la fecha. En concreto, la reina de Inglaterra le ha rendido un bonito homenaje a su «amado» esposo, el Príncipe Felipe, asegurando que el «brillo travieso y curioso del duque de Edimburgo era tan brillante al final como cuando lo vi por primera vez». Además, ha reconocido que en estas reuniones familiares de estas fechas tan señaladas ha faltado la risa de su marido. 

De la misma forma, la soberana también aprovechó la ocasión para resaltar todo lo que había hecho su marido por Reino Unido y mostrarle así su gratitud. «Su sentido del servicio, su curiosidad intelectual y su capacidad para sacar diversión de cualquier situación eran irreprimibles. Pero la vida se compone de despedidas finales, así como de primeras encuentros. Por mucho que mi familia y yo le echemos de menos, sé que él querría que disfrutáramos de la Navidad. Fue uno de los primeros defensores de tomar en serio nuestra gestión del medio ambiente y me enorgullece enormemente que su trabajo pionero haya sido asumido y ampliado por nuestro hijo mayor, Carlos, y su hijo mayor, Guillermo, con el admirable apoyo de Camilla y Kate», expresa.

Isabel II ha tendido la mano a aquellos que han perdido un ser querido este año y ha abordado la crisis que está atravesando su país, y el resto del mundo, debido a la situación de emergencia sanitaria. «Aunque es una época de gran felicidad y buena alegría para mucho, la Navidad puede ser dura para aquellos que han perdido a sus seres queridos. Este año, especialmente, entiendo el motivo«, explicaba.

Con uno de sus looks más navideños, la reina Isabel II ha comparecido ante la nación detrás de su escritorio. En este podíamos ver una foto muy especial en la que aparece junto a su marido, el duque de Edimburgo. La instantánea fue tomada en Bradlands (Hamposhire) para conmemorar sus bodas de diamante. Además de lucir un collar de perlas de tres vueltas, la monarca lleva un broche con un un crisantemo de zafiro que llevó en 1947 durante la sesión de fotos que realizó con motivo de su luna de miel.

Mención especial para Lilibeth, la hija del príncipe Harry y Meghan Markle

La reina Isabel II ha apelado a la lección que dan los más pequeños a la hora de vivir estas épocas tan señaladas, recalcando así la alegría que traen a los hogares. En este sentido, la monarca ha querido tener una mención especial para Lilibeth, la hija del príncipe Harry y Meghan Markle. «Tenemos la oportunidad de recordar y ver de nuevo la maravilla de la temporada festiva a través de los ojos de nuestros hijos pequeños, de los cuales tuvimos el placer de dar la bienvenida a cuatro más este año. Ellos nos dan lecciones, al igual que la historia de Navidad, puesto que en el nacimiento de un niño hay un nuevo amanecer con un potencial infinito», admitía.