No ha podido ser. El príncipe Harry lamenta tener que suspender los Juegos Invictus 2020 en un vídeo grabado mientras guarda la cuarentena en su residencia de Canadá.


El coronavirus está alterando toda nuestra vida y también ha llegado a ‘tocar’ a Harry de Inglaterra. La última decisión que ha tenido que adoptar debido a la pandemia le ha roto el corazón. Y es que ha decidido suspender los Juegos Invictus, que hubieran debido celebrarse en La Haya del 6 al 126 de mayo de 2020. El propio príncipe lo comunicaba en un mensaje de vídeo, visiblemente emocionado.

Harry, que es el Patrón de la Fundación Invictus, deja constancia de esta dura decisión en un mensaje grabado: «Siento muchísimo que no podamos hacerlo. Fue una decisión increíblemente difícil de tomar para todos nosotros», añadiendo que es «la decisión más sensible y segura para todos nosotros».

Ayer mismo el consejo responsable de los Juegos y la Fundación Invictus lo anunciaban a través de un comunicado, en el que aseguraba: «No deseamos aumentar la complejidad de la respuesta o incrementar el riesgo a todos aquellos implicados por juntar a una audiencia internacional y potencialmente vulnerable». Para concluir: «Todas las partes involucradas en la organización y participación en los Juegos Invictus 2020, incluyendo los deportistas y sus seres queridos, los voluntarios, organizadores, socios, patrocinadores y sus proveedores, están haciendo frente al actual impacto de la pandemia. Como resultado, la organización de los Juegos Invictus La Haya 2020 ha resultado imposible«.

En el mismo señalan también que están buscando fechas para poder llevarlo a cabo más adelante, posiblemente entre mayo y junio de 2021.

Recordemos que Harry de Inglaterra fundó esta organización benéfica en 2014 para ayudar a los soldados heridos y veteranos de guerra que sufren alguna lesión o discapacidad, además de los que padecen alguna enfermedad mental relacionada con su actividad militar, como estrés postraumático. Uno de los grandes eventos son estos juegos deportivos, en los que los participantes procedentes de hasta 20 países demuestran cómo se pueden superar muchas barreras a base de esfuerzo, confianza y empatía.

Hace solo unas semanas, Harry de Inglaterra mostraba una faceta muy relajada grabando en Londres junto a Jon Bon Jovi el tema que el roquero ha compuesto especialmente a beneficio de la Fundación Invictus, titulado «Unbroken» (Irrompible).

Por ello, Invictus es una de las causas en la que más empeño ha puesto estos años, y especialmente querida debido a su conexión con el ejército, un mundo al que él ha pertenecido una década y que le costó dejar. Como muestra de lo que representa para él, Harry y Meghan se ‘presentaron’ juntos por primera vez en público como pareja en los Juegos Invictus celebrados Toronto (Canadá), el 23 de septiembre de 2017. Ya llevaban un año juntos, pero esta fue la confirmación definitiva del noviazgo.

El príncipe habla desde una habitación con fondo neutro, mientras cumple con las normas de aislamiento por el coronavirus en su propia residencia en Canadá junto a su esposa, Meghan Markle, y el hijo de ambos, Archie Harrison, de diez meses. Los duques de Sussex regresaron al país norteamericano después de finalizar con su agenda oficial como miembros dentro de la realeza británica. Recordemos que a partir del próximo 31 de marzo se ha fijado su salida definitiva. Su último acto público fue el pasado 9 de marzo, para asistir a la misa por el Día de la Commonwealth celebrada en la catedral de Westminster, en Londres. Allí volvieron a coincidir con la reina Isabel y con el príncipe Guillermo y la esposa de este, Kate Middleton. El encuentro entre ambos matrimonios fue cordial, pero frío, poniéndose de manifiesto la fractura entre los hermanos, antes ejemplo de unidad y complicidad.

Por ahora, Harry y Meghan continúan utilizando la marca Sussex Royal tanto en su página web oficial como en su cuenta de Instagram. La soberana británica les ha prohibido usarlo, una medida que se hará efectiva a partir de ese 31 de marzo. Su último mensaje público a través de estos foros ha sido una frase inspiradora: «Este momento es un verdadero testimonio del espíritu humano».

El 9 de marzo fue su despedida oficial tras cumplir con sus últimos compromisos en Reino Unido. Allí les recibieron divididos por los que los apoyan y los que los consideran unos egoístas irresponsables. El hecho es que a partir de ahora inician una nueva vida en la que cultivar más a fondo su intimidad y dedicarse a su pasión por la beneficiencia. Otra cuestión es si Harry y Meghan lograrán estar alejados del foco, como ansían.