Parece que fue ayer cuando el príncipe Harry y Meghan Markle se daban el «sí, quiero». De aquella boda que parecía sacada de un cuento de hadas han pasados dos años y tras unos últimos meses de idas y venidas, después de tomar la decisión de dar un paso atrás como miembros de la Familia Real Británica, han celebrado esta fecha tan especial de la forma más romántica posible.

Meghan Markle y el príncipe Harry celebraron su segundo aniversario de bodas de la forma más especial. El matrimonio no quiso estar solo en este día tan señalado y organizaron una quedada con amigos (en Zoom) y con varios miembros de la familia, tal y como indica ‘Daily Mail‘. En concreto, la pareja conversó con algunas de las personas que hicieron posible el mágico día. Todos recordaron lo «hermoso» que fue ese día y ambos celebraron su aniversario degustando varios de sus platos favoritos de comida mexicana y con margaritas.

Además, han tenido un detalle el uno con el otro. Ambos han seguido la tradición de las bodas de algodón. Han simbolizado los dos años de matrimonio con un simbólico regalo hecho con este material. En su primer aniversario, el hijo de Carlos de Inglaterra le regaló a la exactriz un anillo. Y ella, que presta mucha atención a los detalles, le escribió a mano en un papel el discurso que leyó en su boda y lo enmarcó.

Meghan Markle, muy detallista a la hora de hacer regalos

Meghan Markle es una persona muy detallista, tal y como han revelado varias personas cercanas a la duquesa de Sussex a ‘People‘. Tanto es así que para el cumpleaños del nieto de la reina Isabel II recreó en el jardín de su casa el mágico camping de Botsuana en el que se enamoraron en 2016. «Es un lugar que significa mucho para ellos, y más en concreto a Harry. Meghan montó una tienda de campaña, durmieron en sacos de dormir e hicieron la cena. Con esto quiso que se trasladaran por un momento a ese lugar tan especial», indica una fuente cercana a la pareja.

El continente africano es un lugar muy significativo para la pareja puesto que fue allí donde compartieron unas románticas vacaciones antes de convertirse en marido y mujer. Siempre que su agendas se lo ha permitido, los duques de Sussex no han dudado en hacer escapadas a ese mágico lugar. Asimismo, uno de los últimos compromisos reales de la pareja fue su gira por África, a la que llevaron al pequeño Archie.

Felices disfrutando de su nueva vida

Meghan Markle y el príncipe Harry están felices y disfrutando de su nueva vida alejada de las obligaciones como miembros de la Familia Real Británica. Tal y como dijo el propio nieto de la reina Isabel II, su vida ha cambiado de forma drástica y más aún desde que se instalaron en Los Ángeles, en una mansión que cuenta con ocho habitaciones y que cuesta más de 18 millones de dólares.

En su adaptación a su nueva vida independiente alejada de la realeza han contado con la ayuda de numerosos amigos de exactriz, así como de su propia experiencia cuando ella vivía allí antes de convertirse en duquesa de Sussex. Sin embargo, en esta última etapa hay una persona que ha estado aconsejando a la pareja acerca de la zona en la que viven, así como sobre los mejores colegios a los que el pequeño Archie podría ir en los próximos años. La cantante Adele se ha convertido en la fiel consejera y confidente de los duques de Sussex. Desde que se mudaron a Beverly Hills, la interprete de «Someone Like You» se ha convertido en su mejor guía sobre la zona. La británica le ha brindado todo tipo de consejos, incluidos una lista de los mejores colegios así como los lugares más discretos para salir a pasear con Archie y que así no les reconozcan.