Dos fechas marcadas en rojo en el calendario de la familia real británica obliga al príncipe Harry y Meghan Markle a acudir al encuentro de Isabel II el próximo mes de junio. Si van, como si no lo hacen, el gesto va a dar muchísimo que hablar, pues despejará todas las dudas


El ‘Megxit’ es el nombre que desde hace un año viene siendo utilizado para nombrar la criticada huida hacia delante del príncipe Harry y Meghan Markle. Los duques de Sussex decidieron sin previo aviso poner sobre la mesa en Buckingham su decisión de dejar de formar parte de la familia real británica y así emprender un camino en privado, para así amasar fortuna sin tener que dar explicaciones ante nadie, ni tan siquiera ante la reina Isabel II de Inglaterra. Ya no representan a la corona con su imagen, por lo que esta ahora está en el mercado y es vendida al mejor postor, lo que ya está granjeándole millones de euros. Sin embargo, el coste personal y familiar a pagar ha sido elevado, lo que supone que un encuentro entre el príncipe Harry y su abuela sea entendido como todo un acontecimiento, al no producirse desde hace ya muchos meses y ante la previsión de que los duques de Sussex coincidirán muy poco con los Windsor de aquí adelante. Eso sí, ya tienen una cita en la agenda.

El príncipe Harry y Meghan Markle han comenzado una nueva vida con su hijo Archie al otro lado del charco, concretamente en la ciudad de Los Ángeles, emplazando su residencia en una de las urbanizaciones más elitistas y exclusivas de la región. Desde allí han permanecido desde el pasado mes de marzo, mes en el que dejaron de verse personalmente con la familia real, con el escándalo que esto conlleva. La pandemia del coronavirus ha restringido los viajes y limitado los contactos, así como el deseo de proteger a la soberana ha mermado mucho este tipo de encuentros. Sin embargo, tampoco parece que haya existido una gran intención de que estas citas privadas se produzcan y son muchos los expertos en información sobre la familia real británica que ponen de relieve el enfriamiento en la relación entre el príncipe Harry y su padre, el príncipe Carlos, así con su hermano, el príncipe Guillermo, a raíz de su drástica decisión de amasar fortuna por su propia cuenta.

Foto: Gtres

El 12 de junio, el día que todo podría cambiar

Hace unas semanas los duques de Sussex y la reina Isabel II renegociaron las condiciones de su salida de la familia real británica. En ellos se establece lo que pueden y no pueden hacer para ganar dinero, ahora que no representan a la corona. Pero el 12 de junio se podría producir un cambio que rompa el hielo entre ambas partes y es que tienen una significativa cita que les obligaría a estar en Londres, a no ser que deseen dejar claro de una vez por todas su ruptura familiar y su determinación de romper lazos, ya de manera definitiva y pública. Este día, tiene lugar en Reino Unido la tradicional ‘Trooping the Colour’, un significativo acto en el que la reina Isabel II de Inglaterra aprovecha para celebrar su cumpleaños, aunque tenga lugar dos meses después de su aniversario real, el 21 de abril.

Tal y como ha adelantado ‘The Sunday Times’, después de unos meses con la agenda real bajo mínimos a consecuencia del coronavirus, Buckingham ha puesto en este importante 12 de junio todas sus esperanzas para regresar a la actividad por todo lo alto y tirando la casa por la ventana. Este día, la soberana celebra con su pueblo su cumpleaños y reúne para la feliz estampa a toda su familia. Ahora bien, el príncipe Harry y Meghan Markle están en Los Ángeles y la relación con los Windsor hace aguas, por lo que su presencia en este acto podría decir mucho, casi tanto como su posible ausencia. El palacio tiene idea de orquestar un gran desfile militar, para seguir así con una tradición que se remonta a 1748.

Foto: Gtres

También se espera que los duques de Sussex acepten la invitación de la reina Isabel II para estar presente este importante 12 de junio, porque coincide con otra fecha de relevancia familiar. Tan solo dos días antes, el día 10, el duque de Edimburgo, el abuelo del príncipe Harry, celebrará la importante edad de los 100 años y desde Buckingham preparan importantes actos de conmemoración de su figura, como un repaso a su vida a través de material fotográfico inédito, en el que se ha mermado la presencia de su polémico hijo, el príncipe Andrés, tras los feos escándalos en los que se ha visto inmerso en los últimos meses. Dos importantes fechas con dos días de diferencia que hacen que la estancia de los duques de Sussex en Londres se dé por asegurada, a no ser que deseen dejar claro que ya no forman parte de la familia, no solo a nivel institucional, sino también en el ámbito privado.