El entrenador de Meghan Makle ha revelado en una entrevista detalles de su personalidad que eran desconocidos hasta ahora.


La personalidad de Meghan Markle ha sido sometida a debate en multitud de ocasiones. Hay quien destaca su carácter solidario, otros su amabilidad, aunque hay quien solo se ha centrado en sus aires de grandeza. Así lo demuestra que haya adquirido apodos tan dispares como ‘La gran Meghan’ o ‘La duquesa difícil’, dos nombres con los que gente que ha trabajado con ella se refiere a la esposa de Harry y sobre los que, de momento, no se ha pronunciado. Una opinión muy diferente tiene el que era su entrenador personal cuando todavía era actriz de la exitosa serie ‘Suits‘, un español que estuvo mano a mano con ella y que ha desvelado detalles inéditos y desconocidos de la intérprete que hace solo unos meses renunció a sus privilegios como duquesa de Sussex.

Él es Jorge Blanco, quien además es socio de Chris Hemsworth y Elsa Pataky, y ha entrenado a un sinfín de rostros conocidos como el actor Robert Pattinson o el rapero Drake. «Entrené a Meghan cuando ella estaba en Toronto durante el rodaje de la serie Suits. Hacíamos un poquito de artes marciales, un poco de boxeo y a veces kickboxing”, ha desvelado en ‘Vanity Fair’. “¡La verdad es que nunca pensé que podía llegar a ser princesa!. Yo me lo pasé muy bien entrenando con ella porque es súper simpática y además habla español, eso sí, con acento argentino. No sé si ahora que están por aquí podría volver a entrenarla porque mis horarios son bastante complicados, pero vamos que si me llama, no me importaría entrenarlos a los dos», ha añadido. Y es que desde algún tiempo Meghan y Harry decidieron afincarse en Los Ángeles, ciudad en la que han construido su particular fortaleza, en la que, por cierto, tratan de preservar su intimidad y la de su pequeño Archie.

Meghan Markle

Ella, por su parte, siempre había sido fan del deporte. Más aún si se tiene en cuenta que su madre, Doria Ragland, es profesora de Yoga, por lo que el amor por esta disciplina le viene de familia. «Empecé a practicarlo cuando tenía siete años y ahora hago yoga todas las semanas», dijo la actriz. Y es que ella desde el principio ha apostado por la vida Healthy, incluyendo en ella al príncipe Harry sobre todo después de convertirse en madre del único hijo que tienen. Tanto es así que se ha hecho público el entrenamiento a base de posturas que Meghan Markle hizo nada más dar a luz, una técnica que han seguido otras famosas como por ejemplo, Ariadne Artiles.

El entrenador de los famosos


Este trabajo como entrenador Jorge lo ha compaginado con su puesto de abogado en el Consulado. «Lo hacía porque me divertía y además aprendía mucho de los estudiantes. Conocí a un jugador de NHL que me pidió entrenarle y con el boca a boca fui conociendo más gente y ahí empezó todo», ha explicado en la citada publicación. Tal ha sido su impacto que se ha convertido en alguien muy importante tanto para Elsa Pataky como para su marido. «Es un tío que está en muy buena forma física, es muy coordinado, muy buen deportista… Creo que podría jugar a cualquier deporte y hacerlo bien porque tiene mucha habilidad. Eso hace que los entrenos con él sean muy divertidos, ya que si el alumno es habilidoso, te lo pasas mucho mejor. La verdad es que cuando entrenamos juntos nos lo pasamos súper bien porque además siempre estamos haciendo gracias y bromas», ha dicho sobre su marido, Chris Hemsworth

La nueva vida de Meghan y Harry en Los Ángeles

El refugio de Meghan Markle y Harry volvía a ser un secreto hasta que se desveló que se encontraban en una casa de más de 18 millones de dólares perteneciente al músico Tyler Perry, la cual está situada en Los Ángeles. Una increíble propiedad rodeada de mansiones, pero que, según las imágenes que vieron la luz, no tenía la suficiente privacidad. El jardín estaba a la vista de cualquiera, hecho que ha provocado que el matrimonio quiera poner las medidas suficientes para ‘bunkerizar’ las inmediaciones. Más aún si se tiene en cuenta que hay rutas de senderismo en los alrededores, lo que multiplica las posibilidades de ser vistos. ¿Cómo lo han hecho? Con el fin de mantenerse a salvo y evitar que incluso los paparazzis sean testigo de su día a día, Meghan y Harry han optado por contratar a unos trabajadores que coloquen lonas y pantallas opacas en la verja que rodea la finca.

Hace algunos días se pudo ver a estos empleados trabajando en ello para que todo estuviera listo. De hecho, la mansión de Beverly Hills ha sufrido una gran transformación en los últimos días, por lo que muy pronto tanto ellos como Archie podrán disfrutar de la naturaleza sin ningún temor.