La reina Isabel II está sola. Su familia está en jaque con un nieto en el exilio, sus hijos alejados de ella para protegerla y con su marido ingresado. Analizamos la delicada situación personal y la soledad de la soberana. Vea el vídeo


La reina de Isabel II está viviendo uno de los peores años de su vida y eso que los ha tenido ajetreados en el pasado. La llegada del coronavirus no ha hecho más que agravar un año complicado, marcado por la salida de su nieto, el príncipe Harry, de la familia real británica para comenzar a rentabilizar su imagen pública junto a Meghan Markle. Una ruptura que ha puesto en jaque la corona y que ha distanciado a la familia Windsor. Pero si algo preocupa sobremanera a la soberana esa es la delicada situación de salud de su marido, el duque de Edimburgo, ingresado desde hace tres semanas en un hospital de Londres aquejado de una infección, para cambiar de hospital a uno especializado en patologías cardiacas para encontrar el mejor tratamiento para el duque a tan solo unos meses de cumplir los 100 años.

Vídeo: Gtres

Si la propia reina Isabel II recordaba el año 1992 como uno de los peores de su vida, al tener que hacer frente a varias separaciones en el seno de su familia y por ver horrorizada cómo el castillo de Windsor era devorado por las llamas, este 2021 está logrando hacerle sombra, después de un 2020 cargado de malas noticias. Está sola, con la única compañía de su corte de trabajadores de palacio y alejada de sus seres queridos por cuestiones sanitarias. La protección de la soberana para evitar que sea contagiada de coronavirus le ha hecho aislarse del mundo y reducir su agenda oficial a mínimos históricos. A pesar de haber sido vacunada ya contra el coronavirus, el miedo sigue latente y eso le aleja de sus seres queridos.

Vea el vídeo en el que se analiza la delicada situación personal de la reina Isabel II de Inglaterra, más sola que nunca, con un nieto en el exilio, sus hijos distanciados, uno perseguido por la justicia y otro sin el respaldo del pueblo. Su marido con una salud preocupante, una pandemia acosando a su pueblo y una crisis provocada por los desmanes económicos y legales que han saltado a la luz y que hacen tambalear los cimientos mismos de la corona británica. ¡Dale al play!