Los duques de Cambridge y sus tres hijos disfrutan de unos días alejados del mundanal ruido en las islas británicas de Scilly.


Con el verano en el punto álgido, todas las Familias Reales se encuentran en estos momentos disfrutando de sus vacaciones. También la británica. Sin embargo, en el caso del príncipe Guillermo y Kate Middleton, junto a sus tres hijos, siempre es más difícil seguirles los pasos. Al estilo de nuestros Reyes, ellos tampoco informan de su paradero durante este periodo. En ocasiones se ha descubierto a dónde han ido y en otras no. Esta vez estamos de suerte y ya están localizados.

Según ha confirmado la revista Hello, los duques de Cambridge se han marchado a las Islas Sorlingas (o Scilly). Se trata de un archipiélago situado al suroeste de Inglaterra, en la costa de Cornualles. Y parece que se ha convertido en su destino favorito, pues es la segunda vez que repiten tras sus vacaciones allí en 2020.

El conjunto lo componen 11 islas, de las cuales la más grande es la de St. Mary’s, con 1.666 habitantes. Le sigue la isla de Tresco, con solo 180 habitantes, que es donde en principio se encontrarían los duques de Cambridge. Una región de «belleza natural destacada», como está reconocida, perfecta para que sus pequeños estén en contacto con la naturaleza y el aire libre.

Sus playas de arena blanca y el agua azul turquesa podrían parecer del Caribe, aunque los típicos pubs ingleses y sus marisquerías te sitúan rápidamente en suelo británico. El príncipe Guillermo y su familia han preferido quedarse ‘en casa’ y no volar hasta la isla de Mustique como otras veces. Aquella lejana isla era el refugio favorito de la princesa Margarita, hermana de la reina Isabel.

Gtres.

Un ritmo de vida pausado, a pesar del turismo, y la ausencia total de coches son otros de sus grandes atractivos. Los duques de Cambridge desean desconectar un poco del agitado ritmo que les impone su papel como ‘royals’ al mando de su abuela. Sobre todo en estos dos últimos años, en los que la pandemia les ha obligado a dar un paso adelante elevándose como los miembros más activos de los Windsor. Por no hablar de los disgustos a causa del abandono del príncipe Harry de la primera línea.

Gtres.

Guillermo y Kate realizaron una visita oficial a Scilly en 2016, por lo que no cabía sorpresa en esta elección. Además, el príncipe ya conocía el lugar, pues sus padres, Carlos y Diana, le llevaron a él y a su hermano Harry siendo pequeños. El propio heredero británico y Camilla de Cornualles han hecho otra visita oficial al archipiélago el pasado julio. Ahora los duques quieren compartir su experiencia con sus hijos: los príncipes George, Charlotte y Louis.

Se da la circunstancia añadida de que allí está la Dolphin House, una casa con capacidad para hasta diez personas, que es propiedad del ducado de Cornualles, que ostenta el príncipe Carlos. Es muy posible que la familia Cambridge se haya alojado en este lugar tan especial.