Arthur Chatto, el sobrino nieto de la reina Isabel II, es popular en su país por su espectacular cuerpo, pero ahora también por dar clases de entrenamiento personal a través de las redes sociales. El vídeo está arrasando


La Familia real británica se está acostumbrando con peligrosidad a andar entre polémicas y es que casi todos los miembros del clan Windsor están haciendo frente a su propia controversia. Varios escándalos sexuales, con acusaciones –alguna reconocida– de acoso sexual, movimientos económicos mirados con lupa, huida de miembros a otro lado del charco, un hijo que reclama su trono a la madre, hermanos enfrentados o cuñadas que nunca han llegado a hacer buenas migas. Son muchos los escándalos en Buckingham, pero por fortuna hay quien en la familia que vive ajeno de todo este trajín y continúa con su vida sin atender a lo que hacen los más mediáticos de su clan.

Vídeo: Instagram

Este es el caso del apuesto Arthur Chatto, nieto de la princesa Margarita y, por tanto, sobrino nieto de la reina Isabel II, que sigue cosechando una buena fama y una increíble horda de fans en su faceta como entrenador personal en un gimnasio de Edimburgo, así como desde su propia casa a través de las redes sociales. Una tarea que lleva a cabo desde la comodidad de su hogar, ahora que los gimnasios del Reino Unido están cerrados y que ha dado la oportunidad al pueblo británico y el resto del mundo de ver al atractivo Arthur Chatto en acción, poniendo a punto sus fornidos músculos, mientras imparte una clase a un cliente deseoso de tener un cuerpo como el de su entrenador personal.

Foto: Instagram

Un vídeo, el que compaña estas líneas, que ha causado furor en las redes sociales y no solo por lo guapo y fornido que es el sobrino nieto de la reina Isabel II de Inglaterra. También por lo duro que es su entrenamiento personal, con 50 minutos de HIT (entrenamiento interválico de alta intensidad), más propio de un sistema de entrenamiento militar que del disfrute de una jornada de gimnasio. Eso sí, si uno desea tener el cuerpazo de Arthur Chatto hay que sudar la gota gorda y, gracias a este vídeo, ya sabemos los movimientos exactos para conseguirlo.

Foto: Instagram