Estocolmo es en invierno una ciudad blanca y los suecos están más que acostumbrados a vivir con ella. Por ello la princesa Estelle, de diez meses, hija de Victoria de Suecia y de Daniel  Westling tiene que ir acostumbrándose desde pequeñita.

Ayer sus orgullosos papás posaron con la niña en Hagaparken, zona en la que viven, para que todos los suecos vean las primeras fotos de la heredera al trono con su hija, que será en su día, su heredera.

En Suecia, como en casi todas las monarquías europeas, es más que frecuente que estos actos cotidianos de los príncipes y las princesas con sus hijos queden inmortalizados en fotografías para que todo el mundo conozca su día a día. No solo lo hacen en ocasiones especiales, sino que cosas tan sencillas como su vuelta al cole, un día en de excursión, cuando van al cine o, como en esta ocasión, al bajar al parque que les resulta más cercano al palacio en el que viven.

Victoria y Daniel se casaron el 19 de junio de 2010 en la catedral de San Nicolás de Estocolmo tras vencer las reticencias que su padres, el rey Carlos Gustavo y la reina Silvia, tenían a este matrimonio, Finalmente Victoria logró convencerles de que Daniel era el hombre de su vida.