La temporada veraniega de eventos benéficos en Mónaco prosigue a buen ritmo. Apenas un par de días después del gran Baile de la Cruz Roja, de nuevo el Sporting Club de Montecarlo acogió la gala Fight Aids, que sirve para recaudar fondos para la lucha contra el sida.

La princesa Estefanía se encargó de presidirla, ya que es una gran activista en este terreno desde hace años, motivo por el que ella misma fundó la asociación Fight Aids. Al acto la acompañaron sus dos hijos mayores, Luis y Paulina, de 20 y 19 años, nacidos de su matrimonio con el que fuera su guardaespaldas, Daniel Ducruet. Solo faltó la pequeña, Camille, que ya tiene quince años.

Estefania-de Monaco

Estefanía se siente muy orgullosa de sus hijos, que tuvo con Daniel Ducruet.

Pauline Ducruet

Paulina, de 19 años, ha heredado la belleza de la familia.

Como aseguró hace un tiempo, Estefanía ha tratado de inculcar a sus hijos «buenos valores», y la concienciación ante esta enfermedad es uno de ellos. Y es que no suelen faltar a ninguna de las citas relacionadas con esta organización.

Esta gala comenzó con una cena, a 170 euros el cubierto (bebidas aparte), a la que siguió un concierto a cargo del cantante francés Garou. En el evento, que se celebra con un tono más informal que los conocidos Bailes de la Rosa y de la Cruz Roja, la hija menor de Rainiero brilló con luz propia, más guapa con el pelo suelto y presumiendo de sus bien torneadas piernas con una minifalda. Hay que destacar que tanto ella como sus hijos iban vestidos en blanco y negro. Su enorme complicidad llega hasta ese punto.

Estefania-de Monaco

La princesa, de 48 años, en un momento de la gala con una urna para llevar a cabo una subasta benéfica.

Estefania-de Monaco

Estefanía y sus hijos, posando con el cantante Garou, que participó en la gala.