Letizia ha terminado la semana con una aparición en Valencia. La Reina ha acudido hasta allí con el Rey Felipe VI para asistir a la entrega de la 34º edición de los premios Rei Jaume I en la Lonja de los Mercaderes. A su llegada hemos podido comprobar que ha elegido un look que ya le habíamos visto en otra ocasión, pero hay algo que sí ha llamado la atención de todos. Y es que el viento ha jugado una mala pasada a la Reina, que ha lucido transparencias.

La Reina ha dejado ver sus piernas por culpa de las transparencias

letizia-2
Gtres.

Justo cuando se ha bajado del coche, la Reina ha hecho un giro que ha provocado que el vestido hiciera vuelo. Las cámaras han captado el momento y se ha podido ver que las transparencias del vestido le han jugado una mala pasada a Letizia. Y es que se ha podido ver al trasluz sus piernas.

Pero, ¿de dónde es el vestido? Letizia ya se había dejado ver con este vestido de lunares de Emporio Armani, que estrenó a principios de 2020. Lo ha recuperado de su armario para asistir a Valencia, pero le ha dado un giro. Y es que lo ha lucido con un cinturón ancho negro. Se trata de un vestido blanco con lunares negros midi, falda plisada y mangas abullonadas con elástico en la muñeca. Ella lo compró por 228 euros, pero su precio inicial era de 380 euros.

Un vestido de Emporio Armani que ella adquirió por 228 euros

letizia-3
Gtres.

En cuanto a complementos, Letizia ha vuelto a sacar sus zapatos destalonados negros de Carolina Herrera y unos pendientes de perlas de las que cuelgan siete diamantes. No ha olvidado, por supuesto, su anillo de oro de la firma Karem Hallam. Han sido los únicos complementos con los que se ha dejado ver, porque en Valencia ha preferido no lucir bolso.

La primera vez que lo llevó fue para hacer una visita a la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Almonte con motivo del Año Jubilar Mariano del Rocío. En esa ocasión lo llevó, eso sí, con un cinturón fino. Pero no ha sido la única. Y es que también lo eligió para su look cuando en septiembre de 2021 viajó a Cascais, Portugal, hasta donde se trasladó junto al Rey para visitar la Fundación Champalimaud.