Letizia pone los cuadros extragrandes sobre la mesa

Y llegamos al jueves y casi fin de semana. Letizia se despide de la agenda semanal con este acto, la reunión con el patronato de la Residencia de Estudiantes, la prestigiosa institución cultural fundada en 1910 y por cuyas aulas pasaron alumnos de renombre como Lorca, Dalí y Buñuel. Letizia ha acudido a la cita con un look que podía resultar ya visto, aunque realmente no.

Para empezar, los ojos se nos van a ese top con maxicuadros en blanco y negro, que es de estreno, pese a que nos recuerde a otra pieza de su vestidor… Esta de Hugo Boss, que lució en México el pasado noviembre.

 Se ve que el estampado vichy ExtraLarge también la ha conquistado (como las flores). De nuevo es de Hugo Boss, aunque no de temporada actual. Es de manga media, pero de lana, así que lo uno por lo otro. Frío y calor. En Madrid no estamos exactamente para ir a cuerpo, pero tampoco abrigados. Vamos, una locura para vestirse.

Ahora mismo lo encuentro rebajado en la web internacional por 75 euros (¡costaba 352 €!). Ah, y tiene falda tubo a juego. ¿Se la habrá comprado también?

Bajando me topo otra vez con los pantalones de inspiración marinera con botonadura lateral, de Hugo Boss (222,69€). Y yo no quiero reabrir viejas heridas, ni nada por el estilo, pero tengo que señalar que los estrenó el “Día D” de la última Misa de Pascua en Palma de Mallorca. Yo tengo una teoría: los malos recuerdos hay que taparlos con otros nuevos. Es decir, estos pantalones no podía seguir “estigmatizados”. Había que orearlos y brindarles otra oportunidad. Entonces los combinó con lunares, hoy con cuadros.

 

Y seguimos. Cartera de piel de tipo sobre de Carolina Herrera y unos zapatos nuevos de Magrit que me parecen lo más coqueto del estilismo. Lo que más me gusta es su detalle delantero, esa especie de cuellito en blanco que resulta tan original.

Por si los echábais en falta, han vuelto también los pendientes de daga de Gold&Roses, a los que apenas da descanso. Costaron 1.980 € y me parece estupendo que les de salida. Su gran virtud es que son muy muy ponibles, que aportan brillo sin apabullar.

Era una reunión de trabajo, como decimos, de manera que Letizia ha tratado de buscar el equilibrio entre lo working y lo estiloso. Me gusta el apunte de los salones, que espero ver pronto con algún otro conjunto. Después del Torretta rojo de ayer en Bruselas, la Reina ha bajado un poquito el tono, se ha puesto más seria, pero tampoco ha renunciado a un estampado con cierto riesgo (que me encanta, por otra parte). Los grandes cuadros “de mantel” están sobre la mesa. No son aptos para todos los públicos, pero ¿qué os parece?

De momento, nos vamos hasta la semana que viene con viento fresco (y nunca mejor dicho)…

Letizia ha culminado su semana, con viaje relámpago a Bruselas incluido. ¡Saludos a todos! Fotos: Rafael López.

 

 

Más contenido .....