Letizia, en sus trece: roquera y asalvajada

Hola de nuevo… Nos reencontramos con Letizia asistiendo a una reunión de trabajo, en esta ocasión para tratar la situación de la violencia de género en España. Un tema muy serio, por desgracia. Sin embargo, aunque nos recorra un escalofrío, aquí toca analizar el estilismo de la Reina, y a ello vamos.

La Reina, a su llegada siendo recibida por la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, con quien coincide muy a menudo.

Resumen: wild and rock. Sí, para qué esperar. Ya lo veis. Letizia continúa en sus trece, erre que erre, como Paco Martínez Soria, apostando por moda animal. Que tampoco vamos a hacer un drama de esto, pero llama la atención su persistencia. En cualquier caso, analicemos las piezas.

Lo primero, el abrigo. El de felpa y pelo de Hugo Boss con estampado de guepardo, que estrenó hace pocos días para la entrega del Premio Princesa de Girona de Artes y Letras. Así sí. Más allá de que nos guste o no (que en principio, sí) hoy se lo ha puesto de manera correcta. Es decir, sin que le sobresalgan otras mangas de chaqueta por debajo, como ocurrió aquel día con la blazer de pijama.

Ha tenido en cuenta que el abrigo tiene manga francesa, y por ello ha llevado por debajo un top con dicho largo. Este de cuero negro con tachuelas en cuello y puños y peplum, de Uterqüe (195 €), que le vimos el 10 de noviembre de 2016 en la entrega del premio periodístico Francisco Cerecedo.

Es un rescate en toda regla. Siempre me pregunté por qué no se lo había vuelto a poner: es bonito, fácil de combinar… ¿Acaso lo había olvidado?

Letizia, en su debut con este top. El resto del estilismo era igual que hoy.
Aquí la modelo, por delante y por detrás.

De aquella misma noche también le ha quitado el polvo al bolsito, de nuevo negro y con tachuelas, de la misma firma. En la parte inferior observamos un pantalón negro de pierna ancha de Hugo Boss (en su estreno eran otros más rectos) y los zapatos de piel de cocodrilo (o efecto de) de Hugo Boss, que ya tienen un año y me encantan.

Luego Letizia ha entrado en la sede de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, en la calle Alcalá de Madrid, para abordar la reunión propiamente dicha y asuntos tan importantes como la atención a menores, la trata de mujeres y los recursos destinados a combatir esta lacra (recuerdo el número 016 para atención a las víctimas).

Letizia, con el pelo liso habitual y sus pendientes de estrellitas de Chanel.

A su salida decidió prescindir del abrigo. Muy bien por su parte el mostrarnos el conjunto a la luz del día.

Sonrisa y tachuelas.

Así que dejamos a Letizia con sus dos últimos fetiches: el estampado animal y las tachuelas. Hasta mañana, cuando los Reyes inaugurarán la nueva edición de ARCO. ¿Pegará un rugido?

 

La Reina, enfilando su reunión de la jornada con el look completo. Fotos: Gtres y Casa de S.M el Rey.

 

Más contenido .....