Letizia: ¿hablamos del modelito… o del vídeo?

Hay tragos amargos, y este debe haberlo sido. En medio del turbión tras salir a la luz un vídeo en el que se veía un inequívoco momento de tensión entre la Reina Letizia y su suegra, a cuenta de que esta se fuera a hacer una foto con sus dos nietas a la salida de la Misa de Pascua en Palma de Mallorca, Letizia hoy regresaba al trabajo. Era una de esas “esperadas reapariciones”. El acto pasaba al segundo plano para directamente fijarnos en su persona. ¿Qué iba a hacer? ¿qué iba a decir?… Y sí: ¿qué llevaba puesto para semejante ocasión? ¿Mucho, poco…?

¿Quién nos lo iba a decir? Habíamos dejado a Letizia saboreando las mieles de la “unidad familiar” en el posado de la Misa de Pascua frente a la catedral de Palma. El Rey Juan Carlos regresaba después de cuatro años. Todo parecía ir bien. Las revistas, que no habíamos tenido acceso antes a esas imágenes, resaltamos precisamente la armonía… Ay, señor. Esas comillas que pongo duelen. Ahora vemos que la realidad era bien distinta. Pero tenemos que continuar, ir hacia adelante. ¿Seguimos hablando del vídeo?

La ropa también habla. Todos lo sabemos. Esto me recuerda a ese momento mítico de cine en el que Escarlata O’Hara tiene que ir a la fiesta de cumpleaños de su amiga Melania, después de que esta la pillara en un trance semiamoroso con su marido… Rhett la obliga a no ir discreta, y saca de su vestidor un pedazo de vestido rojo. Y así se planta ella ante todos para sorpresa y escarnio de los invitados.

Pues bien, Letizia ha tenido que afrontar otro de esos momentos incómodos. Y si hablamos de moda, y la Reina a través de ella, esto es lo que nos ha contado: sobriedad, discreción, colores apagados, nada de estrenos…

Letizia, con la chaqueta. Hoy ha prescindido del traje completo.

Es cierto que el acto no pedía de alardes (presidía la II Jornada sobre Tratamiento Informativo de la Discapacidad en Redes Sociales), y en ese sentido ha cumplido con los pronósticos: un estilismo más o menos de corte ejecutivo, práctico y confortable.

No es que nos saque la lengua, es que el pelo se le ha metido en la boca…

Su look ha sido un combo de varias piezas conocidas: un top ajustado con cuello redondo y unos pantalones rectos de Hugo Boss, a los que ha añadido como única nota de color la chaqueta de tweed con vivos de cuero de la misma firma alemana, que estrenó el pasado 13 de marzo en un acto de las Enfermedades Raras.

Cómoda no sé si estaba. Ayer una amiga periodista afirmaba, transmitiendo sus propias palabras, que estaba “desolada y preocupada”, de manera que la procesión debía ir por dentro. Lo que sí puedo valorar es lo que hemos visto: la Reina se ha bajado del coche y ha sonreído. Mucho. Incluso la he encontrado más gesticulante de lo acostumbrado. Y ha saludado con la mano. Mucho. A la entrada y a la salida.

En el resto de elementos también encontramos esa “humildad” requerida a priori: zapatos negros de Magrit, cartera negra con filo dorado de Carolina Herrera (la misma que utilizó el pasado lunes en la Misa en honor de Don Juan de Borbón) y los pendientes de estrellita de Chanel.

Pasada la una y veinte de la tarde, la Reina ha abandonado la sede médica, situada frente a las Cortes. Su coche oficial la esperaba justo en la puerta. Letizia ha salido, se ha despedido con dos besos de la ministra y, hasta tres veces con la mano de los presentes repitiendo “hasta luego, gracias”. De fondo también se escucharon algunos abucheos e insultos a la Reina… El triste reflejo de una situación delicada. No podemos justificarlo, pero es así.

Pero lo importante es que Letizia ha dado la cara y ha superado este primer trance. Las aguas tienen que calmarse y arreglar las cosas en casa. Si es que hay “algo” que arreglar. Casa Real nada tiene que aportar al respecto. Silencio.

Su modelito para una jornada especial, no ha tenido nada de eso, de especial. ¿Cómo lo veis? ¿Ha acertado?

Letizia, a punto de entrar en el coche de vuelta a La Zarzuela.
Con este saludo de la Reina nosotros también decimos “hasta luego”, pasamos página y esperamos mejor ocasión… ¡Saludos!

P.D: A los que tenéis problemas con los comentarios. Sigo insistiendo y preguntando a los técnicos. En principio no debería suceder nada raro, pero sugieren que reviséis vuestros navegadores y que utilicéis preferentemente Chrome y Firefox. Probad por si acaso y contadme. Espero de verdad que todo vuelva a la normalidad. ¡Lo lograremos! Muchas gracias a todos.

Más contenido .....