Letizia… ¿camino del convento?

La prueba del algodón no engaña. Alguna compañera (no señalo a nadie), al ver las fotos de Letizia, ha exclamado: ¡Parece una monja! Todo con el mayor de los respetos, tanto para Reinas como para monjas…

Vayamos por partes: los Reyes recibían este mediodía «en casa», o sea en La Zarzuela, a la nueva comisión nacional para la conmemoración del V Centenario de la Expedición de la Primera Vuelta al Mundo de Magallanes y Elcano, que se celebrará en 2019. O sea, reunión de trabajo. En este concepto no podíamos esperar vestidos cortos de volantes, ni brillis ni lentejuelas ni tiaras… Por supuesto.

Pero de ahí a esto…

Como vemos, de todos sus perfiles, Letizia ha optado por uno de los bajos: no el de oficinista en gris, negro o azul marino, no el de lady… sino por el de ursulina. ¿Lo ha hecho a propósito? ¿Es consciente? Imagino que sí. Lo hemos comprobado en todos los estilismos después de su gran noche en el Ritz vía Teresa Helbig. NO QUIERE DAR DE QUÉ HABLAR.

Solo así me explico que, de entre todo lo posible, haya escogido estas prendas, o más bien ESTA combinación. Lo primero que atrae es la falda, nueva, de Hugo Boss (239 euros). Línea trapecio y pata de gallo. Bueno, pues una más para el vestidor, pero con tendencia, abrigada…

La falda de Hugo Boss tiene un cinturón negro, que hoy no hemos visto. El estampado tiene toques en rojo, a juego con la chaqueta.
A ver… ¿salgo o no salgo?

Por arriba ha decidido apostar por el rojo anaranjado, un color potente, vitaminado, animoso… Pero en una chaqueta de punto fino con cuello redondo y bolsillos delanteros, que ha llevado completamente abotonada de arriba a abajo, dando el efecto de jersey. Y bien estiradita. Estos dos simples gestos han arruinado el look Por debajo también llevaba un jersey de manga corta. O sea que hablamos de un twin set. Todo de Hugo Boss y todo bien clásico.

El twin set de Hugo Boss: la chaqueta cuesta 206 euros y el jersey, 164 euros.

(Letizia tiene muchas chaquetitas de este tipo y en varios colores, naranja, rosa, etc. Observo que podría llevar otro top fino por debajo en rojo).

Uyuyuiii este sol…

Me desvío un poco para hablar del sol. No es el mejor amigo de Letizia, que lo rehuye desde hace años y advierte de sus peligros como prevención contra el cáncer. En Madrid hoy hace un sol potente (con fresco también) y justamente la cita comenzaba a las 12, la peor hora, el mediodía, cuando cae a plomo desde lo alto y nos produce unas sombras extrañas en los rostros. Cualquiera sabe que debe evitarlo, pero ¿qué podía hacer ella?

Letizia, entre acalorada y asustada, parecía no atreverse a traspasar el umbral de la puerta y salir a los jardines a posar. El sol hace guiñar los ojos, y encima proyecta volúmenes y resalta cosas que pueden existir o no… ¡qué horror! En fin, que hoy ha sido su enemigo declarado.

Eso sí, le hacía brillar el pelo maravillosamente. 

Pelo muy bonito y con volumen. Makeup rosado con lipgloss…

Sigo con las medias. Sí, ¡existen! Letizia se las había quitado últimamente en pos de su lucimiento corporal bronceado y tonificado. Ha dejado esas llamadas «medias de bote» conseguidas gracias a las cremas que hacen «milagros» para que resplandezcan radiantes fuera del verano. La Reina se ha puesto unas medias negras bastante claras, con poco gramaje. Y terminaban en unos salones cerrados de piel de cocodrilo (o simulado) de Hugo Boss. Los tiene igual en rojo.

En total, Letizia se ha vuelto formal. Cualquiera diría que ahora no quiere llamar la atención por el destape, sino por todo lo contrario. No engaña el color ni el estampado. No. La unión de rebequita abrochada y falda a mitad de rodilla, con medias y zapatos cerrados, nos conduce irremediablemente a la puerta del convento más cercano.

Muy correcto para una reunión de trabajo, pero sin gracia. Esperemos que solo sea una sensación pasajera. Necesitamos a esa Letizia de rompe y rasga, sin miedo a nada…

Letizia, dejándonos ver brevemente sus pendientes de Links of London. Por mi parte, os dejo comentando hasta mañana. ¡Saludos!