El romance de Letizia y los dossiers…

¡Hola de nuevo! Feliz Día de los Enamorados o de San Valentín, como prefiráis. Vaya por delante. Porque este post va a estar cargado de mucho amor, sí, y voy a tirar de corazón a falta de otra cosa. Me explicaré…

Hoy os voy a contar un cuento, un romance real. El de Letizia enamorada de Hugo Boss, el de Letizia apasionada por las causas que patrocina, el de su amor por el estilo ejecutivo y su intensa relación con los informes, dossiers y demás intendencia de oficina.

¿Os apetece la historia?

Pues sigo. La Reina se ha presentado de parte mañana en la sede madrileña de la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER) para una reunión de trabajo con su junta directiva. Todos los años lo hace por estas fechas, forma parte de sus obligaciones, para trazar las líneas de actuación de cara al ejercicio anual.

Madrid está gris, el cielo plomizo y amenazando lluvia. Pero nada grave. Letizia ha decidido animarse un poco con el naranja, color energético por excelencia, además de símbolo de creatividad. El planteamiento del estilismo es, por tanto: «Me pongo este ensemble (qué cursilada) de Hugo Boss, porque es bonito, cómodo y lleva ya el abrigo incorporado quedándome niquelado un conjunto sin darle más vueltas al asunto».

Es la cuarta vez que se lo vemos tras su debut en noviembre de 2016 en su Viaje de Estado a Portugal. Después lo usó en La Zarzuela para recibir al presidente de Alemania y, el pasado 20 de enero, en su visita a las instalaciones de la marca deportiva Joma Sport, en Portillo de Toledo. Hace menos de un mes. A ver, los cuentos de hadas son así: Cenicienta no se cambiaba en toda la película hasta el final, ¿o acaso hacía un despliegue de modelitos?

Lo que importa al fin y al cabo es la historia, el fondo. Y lo que nos cuenta Letizia es muy serio, hay que dar visibilidad a las enfermedades poco frecuentes, aunque tan frecuente sea este modelo.

Pero el hecho es que hay un fallo de guión. Hoy se ha olvidado de la cartera o el maletín, sus fieles aliados para estas citas, y los dossiers han quedado a la vista. No le cabían en su bolso de piel tostada de Hugo Boss. Y por eso hemos podido comprobar, como si nos hiciera falta, que Letizia se prepara mucho y muy bien sus reuniones. Que no va a escuchar sin más, sino que aporta punto de vista, tiene iniciativa, voz y voto… El informe encuadernado estaba repleto de post it rojos con todo bien señalado. Bravo.

A su llegada a la sede de FEDER ha saludado con dos besos al presidente de la Federación, Juan Carrión Tudela. Letizia se ha cortado un poco las puntas y capeado las mechas laterales. Está muy guapa.

Letizia, esta mañana; y Letizia hace solo unos días en las Medallas de las Bellas Artes. Aquí hay corte.

Y luce con orgullo su material de trabajo. A eso viene. El bolso permanece bajo el dossier y otros papeles. Ha decidido no colgárselo. Qué tiempos aquellos en los que iba yo con mi carpetita al instituto o a la uni. Es un gesto que me enternece mucho…

Letizia se ha reunido en torno a la mesa, ha hablado, se ha retirado el pelo dejando al descubierto sus pendientes… No son nuevos (bien visto Berlín), o sea que esta es una historia híper repetida. Es un pequeño cuadrado con un brillante en el centro, pero colocado a modo de rombo. Discretos, sutiles, monos.

Letizia, ante su dossier y bolígrafo en mano.

Efectivamente, Letizia con estos pendientes el 1 de julio de 2014, en Valladolid, para la entrega de los Premios de Innovación y Diseño (curiosamente también dados esta semana) y de naranja. ¡Ja!

Y en esto que he llegado al final de nuestro cuento. Cierto que no hemos vivido grandes emociones ni giros inesperados. Todo, absolutamente todo (abrigo, top, falda, bolso y zapatos), lleva el sello de HB. Por lo que vemos en las fotos, ni siquiera se ha quitado el abrigo en interiores (es verdad que el top de debajo es sin mangas). Eso es Amor.

Este es el top, sin mangas y con cuello perkins.

Ya sabemos que lo germánico, a priori, no despierta tantas pasiones como una buena temática mediterránea o latina. Aunque tampoco me resulta fría. El look sigue siendo agradable. De vosotros depende que tenga o no final feliz…

La Reina, con sonrisa y confianza, lista para el trabajo. ¡Gracias y saludos!

 

P.D: Y de regalo os dejo los mejores gestos románticos de Felipe y Letizia. Que viva el amor…