La Reina Letizia empieza la semana en el Palacio Real y además con mucha garra. Junto al Rey Felipe se ha reunido con los miembros de los patronatos de la Fundación Princesa de Asturias y para ello ha recuperado de su armario uno de los vestidos que tenía más olvidados, y no entendemos el porqué.

reina letizia
Robert Smith.

Se trata de un vestido camisero midi con estampado de cebra, de Hugo Boss, que estrenó a su llegada a Cuba en un viaje oficial en noviembre de 2019. Desde entonces, el ‘animal’ había estado hibernando como poco…

Así que después de despertar, oímos desde aquí su fuerte rugido. El print animal es lo que tiene: es tan llamativo que no pasa inadvertido, y mucho menos entre los chandeliers dorados y los tapices del palacio.

La Reina Letizia tiene varios modelos parecidos a este: un vestido de Victoria Beckham tirando más al leopardo, pero también en blanco y negro; otro de serpiente de Massimo Dutti… Puesta a explorar la fauna salvaje, mejor ir cambiando.

reina letizia
Robert Smith.

Lo ha combinado con los salones destalonados en morado-fucsia de Carolina Herrera, que ya sacó la semana pasada para otro estilismo. Un buen contrapunto de color para el vestido.

El pelo suelto, de nuevo. Como ya os contamos en el anterior post, la Reina Letizia se ha dado un buen corte, aligerando el peso y la largura de cara al inminente verano.

Los pendientes del día son el modelo daga de Gold&Roses, unos de sus favoritos indiscutibles. El anillo de Karen Hallam, presente también.

Pues nada, un look con un punto salvaje que nos gusta para lucir en un sitio tan histórico y clásico como el Palacio Real. Y que a la Reina Letizia le da esa impronta de mujer empoderada que le sienta tan bien. ¿Qué opináis?