La Reina Letizia reinterpreta su versión del luto con un conjunto de blusa y pantalón.


Los Reyes Felipe y Letizia han acudido este mediodía a dar su último adiós a Jaime Carvajal, marido de Xandra Falcó, y un gran amigo de la pareja, en el tanatorio de La Paz de Tres Cantos, en Madrid. Como siempre ocurre en estas circunstancias, la tristeza por la pérdida de un ser querido es inconsolable, pero la presencia de los más cercanos suele ayudar a reconfortar y mitigar el dolor. Es el caso del Rey Felipe, quien incluso fue testigo en su boda hace 22 años. La soleada mañana les ha acompañado en unos momentos muy duros, puesto que Jaime Carvajal falleció repentinamente a consecuencia de un infarto, pero los Reyes han procurado brindarles todo su cariño Ambos vestían de luto riguroso y destacamos especialmente el atuendo de Doña Letizia.

La Reina ha cambiado los códigos habituales del luto y los funerales. Lo más normal es recurrir a faldas o vestidos para estas ocasiones, pero ella ha preferido ponerse un conjunto de blusa y pantalón. En concreto, una blusa de seda con escote cruzado en pico de la firma francesa Sandro, de tipo kimono, que estrenó en octubre de 2019. Perfecta para esta época, de manga larga, pero que no da calor. Aquella vez lo hizo junto a una falda asimétrica de cuadros.

Para esta jornada la Reina Letizia ha combinado el top con unos pantalones pitillo ajustados con un cinturón fino. A los pies, sus salones destalonados de Carolina Herrera en negro, que también tiene en otros muchos colores, como nude, azul marino, rojos y rosas.

Por otro lado, Letizia llevaba la melena suelta, una costumbre arraigada en los últimos meses (salvo por la omnipresente coleta de su gira de verano por España y durante sus vacaciones en Mallorca). Hoy se la ha ha peinado sencillamente, muy lisa y con raya ligeramente al lado. Eso nos dejaba ver sus pequeños pendientes de brillantes de tipo botón, tan elegantes y discretos. En las manos también completaba su estilismo una cartera negra con filo dorado de Carolina Herrera.

En resumen, un look perfecto y moderno en unos momentos que siempre son complicados de abordar, como es la despedida a un amigo. En tanto que Reina, las miradas siempre están puestas en Doña Letizia y también presentarse de manera elegante puede ser un homenaje.