La Reina Letizia reaparece con un look extrasofisticado y sus botas más sexy tras el parón por «la gran nevada».


¡La Reina ha vuelto! Doña Letizia ha reaparecido esta mañana tras 15 días de parón en su agenda debido a Filomena, esa gélida ‘señora’ que ha dejado Madrid echa un lío de nieve. Hoy, al fin, ha podido retomar su agenda (cancelada por motivos evidentes durante los pasados días) y ha sido para presidir una reunión de trabajo en la Fundación Telefónica. Para ello se ha tenido que desplazar hasta el mismo centro de la capital, al lado de Gran Vía, lo que hubiera sido inviable hace solo pocos días. El caso… ¡Tenemos nuevo look! El Vestidor necesitaba de novedades y afortunadamente ya os las podemos servir.

La última vez que vimos en público a la Reina fue con motivo de la Pascua Militar, el pasado 6 de enero. Solo han pasado dos semanas, aunque da la sensación de un siglo por la intensidad. Aquel era su primer look de 2021 y además con estreno (su blusa de Maksu). Lo que parecía un prometedor comienzo pronto se vino abajo con la «gran nevada», pero ya podemos volver a coger impulso (cruzamos los dedos). Letizia llegaba a Telefónica bajo la lluvia y el viento, lidiando con su paraguas. El caso es ponerlo difícil. A primera vista, negro, muy negro todo. Pero no mal.

La Reina llevaba su capa de Hugo Boss con cuello subido y por debajo un vestido lápiz negro de punto súperestilizado, con cuello asimétrico, que cuelga desde hace ya casi un año en su armario y que no había vuelto a ponerse desde su estreno. ¡Así que bien! Es de Cos y me parece uno de los más estilosos de su colección.

Además, lo ha combinado de la misma manera que en su estreno: con las botas mosqueteras de ante de Magrit. ¡Otro aplauso! Hacía mucho que no sacaba este tipo de botas, que en su momento llegaron a ser de sus favoritas (también las tiene en rojo). Por no cambiar tampoco ha cambiado el cinturón de cuero de Burberry con el que se ha ceñido la cinturita.

La Reina Letizia cada vez tiene el pelo más largo. Hoy, atrevida ella, se lo ha dejado suelto y con una raya que no estaba ni en el medio ni al lado. Un terreno intermedio que le daba un aire más informal. Ya sabemos que las inclemencias del tiempo, la humedad y demás hacen estragos en nuestra cabellera… pero no a la suya, que ha permanecido lisa y brillante con cada pelo en su sitio.

Como detalle final, sus pequeños pendientes de aro dorados. Este estilismo no requiere de mucho más. Es limpio y sofisticado, moderno, sexy... Quizás un poco demasiado para una reunión de trabajo, pero se ve que Letizia tenía ganas de airearse y sentirse guapa. ¡Bravo por ello!