La Reina ha acudido al servicio religioso de acción de gracias en honor al duque de Edimburgo y ha impresionado por el look elegido para la ocasión.


Felipe y Letizia han hecho las maletas para coger un avión con destino Londres. Los Reyes han estado presentes en la misa de acción de gracias por su alteza real el duque de Edimburgo. La cita ha tenido lugar en la Abadía de Westminster, donde se ha rendido homenaje a Felipe de Edimburgo, marido de la Reina IsabelCasi un año después de su fallecimiento a los 99 años de edad, se le hace el homenaje que no se le pudo hacer tras su muerte debido a la pandemia. 

Hasta allí se han desplazado muchas representaciones de otras casas reales. Entre ellos los Reyes de nuestro país. Esta cita nos ha permitido verlos de nuevo sin mascarilla, que en Reino Unido no es obligatoria. En nuestro país todavía lo es, por lo que Felipe y Letizia acuden con ella en cada aparición pública que hacen en España. Para esta cita internacional, Letizia ha elegido un look espectacular: un abrigo verde y un tocado del mismo color.

Esta cita no se trataba de un funeral, por lo que no era obligatorio acudir vestido de negro. Eso ha llevado a la Reina a decantarse por un tono un poco más alegre, aunque manteniendo la discreción con un color oscuro y apagado. Este mismo tono ha sido elegido por otras muchas personalidades que han sido invitados a este homenaje al duque de Edimburgo. Es el caso de la princesa Ana y la duquesa de Cornualles, que también han elegido este color para sus estilismos.

Letizia ha elegido un verde oscuro para no ir de negro

© Gtres.

El elegante vestido que ha elegido Letizia es cruzado, en verde oscuro, con falda de vuelo y con unos detalles que no han pasado desapercibidos. Y es que la cintura y los puños están rematados en seda. Eso sí, una seda que es del mismo color que el vestido. La elección de esta prenda ha sido un acierto rotundo.

Lo que ha llamado la atención de todos es que Letizia ha lucido un tocado, un complemento con el que casi nunca se deja ver. Es del mismo verde oscuro que el vestido, pero de ante, con un lazo en la parte de arriba y redecilla. El pelo lo ha llevado recogido en un moño, lo que hacía que se viera aún más este complemento.

Lo ha combinado con un acertado tocado del mismo color

© Gtres.

El resto de complementos, que aunque no son muchos más, han pasado más desapercibidos. A sabiendas de que el tocado era el complemento clave de su look, Letizia ha lucido unos pendientes sencillos. Ha llevado unos pendientes del modelo Jardín de Aire, de la firma española ‘Gold & Roses’, de oro rosa con 18 quilates, diamantes y esmeraldas. No ha olvidado su anillo dorado de Karen Hallam. Los zapatos, negros de piel de serpiente, de la firma Manolo Blahnik. Tal y como hacía este pasado lunes durante un almuerzo ofrecido al presidente de Costa Rica y su mujer, Letizia ha vuelto a lucir sus zapatos con plataforma, algo que ha añadido después para hacer su calzado más cómodo. Como último complemento, el bolso, negro, que lleva la firma de Hugo Boss.

Ya se le rindió homenaje hace un año, pero no el que se merecía

A las 11.30 horas de la mañana ha comenzado este servicio religioso, el cual se ha hecho por «su contribución a la vida pública y su firme apoyo a las más de 700 organizaciones benéficas con las que estuvo asociado a lo largo de su vida». Nada que ver con el funeral de Estado que se celebró hace 12 meses, pues solo acudieron 30 personas por culpa de la pandemia. En esta ocasión, se esperaban más de 500 asistentes, cifra que se ajusta a una misa de este calibre. La Reina Isabel, quien hasta el último momento no se sabía si acudiría debido a su delicado estado de salud, ha decidido acudir a este homenaje a su marido. La jefa del estado británico había cancelado varios actos públicos en los días previos, por lo que estos días se ha especulado acerca de su asistencia.