¿Un look demasiado deluxe?

Hola de nuevo… Atravesamos las fronteras y las barreras horarias para reencontrarnos con la Reina en México y con nuevo look. Recordemos que la dejamos ayer visitando la Cruz Roja con nueva chaqueta de cuadros de Hugo Boss. Pues bien, ya por la tarde se cambió de ropa para asumir el resto de compromisos. A saber: un encuentro oficial con el presidente Enrique Peña Nieto y la posterior cena de bienvenida con los responsables e invitados al Official World Cancer Leaders’ Summit.

Ya lo vemos. Letizia escogió el negro, que no le falla en la noche, y en concreto un mono de Felipe Varela muy conocido por estos lares. Lo estrenó en octubre de 2015 en el concierto previo a la entrega de los Premios Princesa de Asturias, en Oviedo. Y después lo repitió en la gala de los Premios ABC, en Madrid. Es de seda cady y lo más original es su escote halter troquelado. Bueno, ya hemos hablado de él lo suficiente.

La Reina, en el día de su estreno en Oviedo, en 2015. Las plataformas peep toe podrían ser las mismas que en México.

Para esta tercera revisitación, el cambio fundamental es el peinado, pues esta pieza no permite mucho más (no quiero ni imaginar el mono con un cinturón, aunque igual uno fino negro…). Reconozco que la coleta me encanta, esta con raya al lado y algún mechón suelto, y que le sienta fenomenal, así que bien. Mejor que con el moño enrevesado o con el moño bajo con raya al medio de las otras veces.

Doy casi por seguro que esta coleta lleva un postizo. Esa mata de pelo no es normal. ¿Qué opináis los expertos? 

Y ahora tengo que hablar de las joyas. Veamos… Dos de las de “pasar”: las pulseras gemelas de Cartier, de nuevo juntas, y los pendientes de chatones. En posts anteriores os planteasteis un debate alrededor del tema, que si las usaba demasiado, que si bien, que si mal, que si unas piezas históricas se devalúan al sacarlas tanto, casi en “cualquier” acto… Bueno, siendo yo fan de estas joyas y abogando fuertemente por que no cojan polvo, no sé, en esta ocasión quizás sí me parecen too much

Joyones y atisbo de cartera negra…

Era una cita importantísima, de acuerdo. Pero en torno al cáncer, un asunto serio, y aunque sea una cena de alto rango, tampoco es de gala. En fin, veo que todos los invitados van arreglados, como es lógico, y las damas presumen de sus preciosos vestidos o trajes de chaqueta, pero dentro de una sobriedad y desde luego no con joyas de altísimo nivel (que no todo el mundo tiene, por otra parte). Yo, en comparación, la veo un poco overdressed, incluso comparada con la Primera Dama Angélica Rivera. Bueno, ¿qué pensáis [email protected]?

Ah, y no me olvido del ANILLO VERDE. Llegados a este punto, chicas y chicos, lo considero una provocación. Letizia nos ha declarado la guerra. ¡Otra vez! La última teoría apunta a Fabergé, que tiene modelos muy parecidos, pero no igual. El caso es que seguimos sin confirmar la firma del anillo misterioso y perenne ya en su anillo índice. ¡Marca debe tener!

Letizia con el presidente Enrique Peña Nieto y su esposa, Angélica Rivera, por cierto, bastante juvenil con su falda de flores.

Sobre lo que pongo la lupa es en los zapatos que llevaba (en esta foto se atisban), que son unas pedazo de plataformas de aquí te espero. El altísimo tacón la eleva y además se requiere para que el bajo del pantalón no arrastre. No me gustan nada este calzado tipo tanque, pero reconozco que para estas prendas son necesarias las alzas. Otro elemento de “demasiado” en el look.

Y ya por último me detengo unos instantes en sus alabados, torneados, tonificados, fortalecidos brazos. Les he dedicado ya unas cuantas noticias en nuestra web, y parece que os encanta. Letizia debe haber incrementado la rutina de pesas o algo, porque oh, ¡qué poderío! Es saludar al resto de invitados y salirle unos bíceps envidiables. Sé que hay gustos para todo, y que sus brazos gozan de sentimientos encontrados entre vosotros, pero no me digáis que mantenerlos así de firmes no mola…

Tiene pinta de apretar fuerte la mano a tenor de cómo se le marcan todos los músculos. Pues así me despido, por el momento. Con la fortachona de Letizia en nuestro México lindo y a la espera del resto de apariciones. ¡No os despeguéis por aquí!

Un saludo y hasta luego…
Más contenido .....