Letizia saca su «olvidado» modelo emplumado y estrena súper pendientes

Segundo día de visita del presidente de Portugal, y esta noche es él quien ofrece una recepción en honor de los Reyes. La cita es en el palacio de El Pardo, residencia oficial de todos los Jefes de Estado en España. Era muy difícil superar el tour de force perlado y coronado de anoche, primero porque una cena de gala en el Palacio Real es mucho. Pero no hay que desfallecer, nos vamos a otro palacio y esto es lo que nos ha presentado Letizia

Don Felipe y el presidente han pasado juntos parte de la tarderecorriendo una exposición sobre Pessoa en el Museo de Arte Reina Sofía. Letizia no ha compartido actividades durante el día, pero no podía faltar a esta cena.

Para ello ha recuperado una «vieja»pieza de su vestidor: el conjunto negro emplumado de Carolina Herrera. Lo estrenó en febrero de 2017 para un aniversario periodístico, y desde entonces no se lo había vuelto a poner. Algo curioso, porque es bueno, bonito y…. brillante.

Bromas aparte. Supongo que las plumas y el tejido satinado no lo convierten en un modelo todoterreno, y que quizás es más idóneo para este tipo de circunstancias: un evento de noche, pero de cóctel, negro, que siempre resulta elegante y fácil en la forma. La verdad es que es un dos piezas estupendo, con ese top de cuerpo anchito y la falda lápiz tan favorecedora.

Hace un año…

Podemos convenir que las plumas quizás no son aptas para todos los públicos y las menos atrevidas no se ven en plan cisne negro, pero creo que CH no vulgariza el modelo añadiéndolas como motivo decorativo. Es más, realmente son su gracia. ¿Por qué lo recordamos?: Por las plumas.

Y ahora, a otra cosa: ¿Se ha aclarado el pelo Letizia? ¿Es el reflejo de los flashes o puede que se haya teñido un par de tonos más castaños? Muchos estabais comentando (¡!) que le veíais la melena demasiado apagada.

No siendo yo fan de los rubios a ultranza ni de las mechas ni nada, este «nuevo» color de la Reina me parece que le sienta bien, que la «ilumina». Eso, añadido al peinado con ondas amplias y voluminizadas, lo convierten en un buen peinado.

Por lo demás, Letizia ha vuelto a calzarse unos salones de Magrit y, una vez más, la cartera con cordón dorado de Nina Ricci.

Pero he de reconocer que me gustó mucho más hace un año. Aquel peinado trenzado y esos PENDIENTAZOS de brillantes y rubíes (misteriosos) son insuperables. Y eso que esta noche ha sacado unos rivales a la altura…

Pendientes y megamaquillaje en los ojos, en la línea de los que suele utilizar para las galas.

Sí, Letizia ha estrenado pendientes, otros más. Estos son dorados, grandotes, entreveo filigrana y aires orientales. Nos dice Andrea que son típicos del norte de Portugal (¡gracias!), así que no me extrañaría que fueran un regalo de cuando los Reyes estuvieron en el país vecino. Me acuerdo perfectamente de aquella preciosa noche en Guimaraes. ¿Son de allí? Bueno, me gustan en sí mismos, aunque no sé si pegan demasiado con este conjunto. Lo meditaré con la almohada.

Mañana la Reina presidirá un año más la entrega de los premios de literatura infantil y juvenil Barco de Vapor. ¡Seguimos en la Semana Fantástica! ¡Nos vemos!

Hasta mañana…