Un look hecho en exclusiva, atrevido, picante y subido de tono…

Como cada año por estas fechas llegamos a la entrega del Premio de Periodismo Francisco Cerecedo. Esta es la 34ª edición y en las últimas siempre ha contado con el apoyo de los Reyes Felipe y Letizia. Este año no han faltado tampoco, y eso que la agenda ha estado tan rara… Bueno, pues la cosa fue en el hotel Ritz de Madrid y esto es lo que dio de sí en cuanto al estilismo de la Reina… ¡Guauuuuuu!

¿Qué, cómo se os queda el cuerpo? Yo sigo un poco ojiplática, la verdad.

Hay varias claves en este look, pero una emerge en esta noche madrileña: MINI. Sí, Letizia vuelve a lo mini, a las piernas, a lo cortito, al poderío físico… Todo un alarde en pleno noviembre que todavía estoy digiriendo.

¡Qué webs tiene Letizia! En serio lo digo. Que dicen que si se pasa con las minifaldas, que dónde vamos a parar, que si tal, que si cual… Pues hala, ¡dos tazas! Toma piernas, y nada de por encima de la rodillita, no, ahí a medio muslo. Que se note que la dieta y el ejercicio son sus aliados, y p’alante.

Y puestos ya, sin medias ni nada. Que luego le critico que le salen brillos con los flashes. A palo seco. Pero con color, ¿eh? Que ese bronceadito dorado e hidratado es lo mejor que ha descubierto en el postverano, y le sienta fenomenal frente a sus anteriores hábitos de palidez.

¡Y venga de volantes, oiga! Ole, ole y ole. Ahora me doy cuenta de que estoy pasando por alto el propio vestido. Pues eso: un modelo recto suelto confeccionado con volantes de arriba a abajo, desde el escote, en un tejido vaporoso con brillantes. En blanco. Y contrastado con los tirantes anchos y la banda alrededor del pecho en terciopelo negro.

Es un diseño bastante recurrido desde los tiempos del charlestón. Teresa Helbig ha confirmado su autoría, debutando así en el vestidor real. Se trata de un modelo de corte flapper (aquellas jóvenes locuelas de los años 20 que iban de fiesta en fiesta por Hollywood), realizado en exclusiva para la Reina, pues no aparece en pasarela. Está hecho en tul de plumeti con cristales bordados, elaborado a mano en el taller de la diseñadora. O sea que ya tienen sus medidas, y esperemos que repita. Este traje, aun siendo bonito en sí mismo, me parece algo decepcionante. Helbig tiene verdaderas maravillas…

Esta noche Letizia se ha propuesto brillar como nunca, y si el otro día le pedíamos una pizca de sal a su estilismo, hoy vaya, esto pica pica como un buen plato mexicano. 

Brillo también en los pendientes, los que le regalaron sus suegros los Reyes Juan Carlos y Sofía para su boda. Y a los pies, los salones escotados negros de Prada. Un blanco y negro de manual. De cara y pelo la veo estupenda, muy de star, con mucha pestaña y bien destacados los ojos.

Ahí está el detalle dorado de Prada en las suelas…

Como vemos abajo, el negro siempre ha sido EL color de Letizia para este premio. Pero debió aburrirse de ser tan previsible y esta vez ha preferido pillarnos y darnos tema para comentar…

Letizia, en las tres últimas ediciones: de izquierda a derecha, de Felipe Varela, con esmoquien de Varela también, y con top de cuero de Uterqüe.

Advierto que llegó al evento cubierta con su capa de Carolina Herrera con piel en el cuello. Que tampoco puede ser tan valiente como para ir a cuerpo en estas fechas.

Letizia, saludando con la capa puesta. La cartera, negra también.
Pelo brillante…
¿Bailamos?

En fin, picante, atrevida, subida de tono… Una noche en el Ritz, sin duda, inolvidable. Ah, y no creáis que no he visto el anillo verde. He decidido pasar de él y reclamo desde ya explicaciones oficiales al respecto, o vamos a tener un conflicto diplomático.

Lo cierto es que este vestidito merece toda nuestra atención y estoy deseando leeros…

Letizia, junto al Rey Felipe, brillando en la noche en todos los sentidos. ¡Hasta pronto!

P.D: Y ahora vamos al pequeño asunto que ha surgido. En 2006 se promocionaba El laberinto del fauno, estupenda película dirigida por Guillermo del Toro y protagonizada por una actriz llamada Ivana Baquero, entonces con 12 años. Ahora triunfa en Hollywood, pero esa es otra historia. El caso es que durante su presentación en el Festival de Cannes la niña se puso este vestido… Sí, es calcado al de Letizia. Si, como dice la firma, es exclusivo para ella… “Houston, tenemos un problemaaaa”.

Ivana Baquero, con el vestidito, con un volante menos que el de Letizia, y unos leggings piratas.

 

Más contenido .....