Don Juan Carlos, que fue informado del suceso, permaneció en su habitación, que fue ventilada como el resto del edificio. El día anterior el rey había comenzado la rehabilitación tras haber sido operado el domingo pasado de una doble hernia discal.
El monarca ya se incorpora y está dando algunos paseos por su habitación, según se ha informado en el parte médico que leyó el martes Gaspar Palet, gerente de la clínica.

Incendio en La Milagrosa

Varias dotaciones de Bomberos de Madrid tuvieron que actuar en el centro médico, donde desalojaron a los enfermos.

La víspera del accidental incendio en la clínica, el rey recibió la visita de su hijo, el príncipe de Asturias, en «La Milagrosa». Felipe de Borbón fue el único miembro de la familia real que visitó  a Don Juan Carlos ese día.

El príncipe no faltó a su cita hospitalaria y estuvo en el centro médico a su regreso de Vitoria, donde había estado en viaje oficial. Allí, don Felipe comentó a los informadores que su padre había comido «muy bien» y sobre el partido de Champions que enfrentaba al Real Madrid con el Manchester United y que tanta expectación había levantado, el príncipe adelantó: «Me imagino que seguirá el partido, que no se lo va a querer perder».

Felipe-de Borbón en La Milagrosa

Don Felipe fue el único miembro de la familia real que acudió la tarde del martes a «La Milagrosa» a visitar a su padre, el rey.

Sin duda don Juan Carlos se llevó la alegría de ver clasificarse al equipo español, una buena noticia en un tiempo poco propicio para la sonrisa en la mayoría de los acontecimientos que están rodeando a la familia real en estos días, muy marcada por el Huracán Corinna.