carlos1

El príncipe de Gales se mostró muy cercano en todo momento.

Carlos de Inglaterra, que lució durante su visita el tradicional ‘kilt’, la falda escocesa, mostró su solidaridad con los enfermos y su admiración por la labor que desempeñan los voluntarios desde hace tres décadas: «Ha sido un gran placer para mí conocer a todos estos maravillosos voluntarios o al menos a algunos de los 400 que hacéis un trabajo tan destacado. No tengo más que una gran admiración para todos los que participáis en estos servicios tan vitales».