Las líneas de apuestas se pusieron al rojo vivo cuando la duquesa de Cambridge ingresó en el hospital St.Mary de Londres a las 6 de la mañana del lunes para dar a luz. La casa Paddy Power informó que solo durante las tres horas siguientes se recaudaron 35.000 euros en apuestas sobre el nombre o color del pelo del bebé.
Fallaron todos los pronósticos y el primogénito de Guillermo y Kate ha sido un varón, el sexo que, según la prensa, prefería la duquesa, mientras que el príncipe se decantaba por una niña.

Kate Middleton y el príncipe Guillermo de viaje en Tailandia en 2012

Kate quería niño, según la prensa británica, mientras que Guillermo y las casas de apuestas se inclinaban por una niña, que en todo caso hubiera podido reinar porque previamente el Parlamento británico había abolido la supremacía del varón en el acceso a la corona.

Ahora los apostadores se centran preferentemente en el nombre de varón que se impondrá al príncipe de Cambridge. Entre los nombres de niña, se sufrieron variaciones en los últimos meses: Alexandra, Diana, Isabel o Isabella, que fue cobrando fuerza en LA RECTA FINAL PRE-PARTO… Desvelado el sexo del bebé, en estas primeras horas de vida del hijo de Kate y Guillermo el más popular de los nombres entre los apostadores es Jorge, patrón de Inglaterra y el que también tenía el padre de la actual reina, Jorge VI.
Todo, aparentemente, muy fundamentado, lo que no impide que un buen amigo de los felices padres, el ‘crak’ del fútbol británico e icono de moda David Beckham haya sugerido al príncipe Guillermo y Kate Middleton que le llamen David, como él.

Kate Middleton y el príncipe Guillermo de viaje en Tailandia en 2012

Nació un varón, Kate Middleton tuvo razón y las apuestas fallaron, movieron cifras millonarias hasta sólo unas horas antes del nacimiento del pequeño y ahora se centran en el posible nombre del bebé: ¿Jorge o David? como sugiere Beckham.

La decisión de Kate y Guillermo sobre el nombre de su hijo tardará posiblemente varios días en producirse, pero los apostadores son incansables y abren nuevas líneas: de qué color será el vestido que luzca Pippa Middleton al visitar a su sobrino en el hospital… O, más a largo plazo, qué carrera universitaria estudiará el futuro heredero. ¡Las apuestas se inclinan en el Reino Unido por Arte o Historia!, mientras permanece ajeno a este BAILE MILLONARIO el bebé real, de un peso aproximado de 3,800 kilos, que había pasado buena NOCHE CON SUS PADRES EN EL HOSPITAL y aún no ha abandonado el St.Mary en compañía de sus orgullosos padres: «No podríamos estar más felices», ha dicho el príncipe Guillermo.