infanta-cristina
La infanta Cristina y su marido, Iñaki Urdangarin están viviendo una época durísima por su implicación en el Caso Nóos.

Sin duda no se contaba con esto: la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Baleares ha decidido, mediante un auto de 85 páginas que sea juzgada como coopeadora necesaria en dos delitos fiscales relacionados con el Caso Nóos. No se le ha aplicado la denominada doctrina Botín, que determina que no se puede juzgar a nadie por delito fiscal solo con la acusación popular. Así que, la hermana de Felipe VI tendrá que sentarse en el banquillo el próximo 9 de febrero. No hay nada que puedan hacer sus abogados, porque el auto no admite recurso alguno.

Es un duro golpe para la infanta Cristina que no le hayan aplicado la doctrina Botín, también a nivel personal, porque el hecho de que sea hermana del actual rey Felipe VI salpica de alguna manera a la institución, que está haciendo todo lo posible por mantenerse alejado de ella. Tanto es así que le atribuyen a la hija de Juan Carlos I unas declaraciones en las que afirmaría sentirse abandonada por su familia.

La infanta Cristina tendrá que volver a sentarse en el banquillo con su marido, Iñaki Urdangarin, que de ser declarado culpable tendría bastantes posibilidades de ingresar en prisión, y los otros 16 imputados.

inaki-urdangarin1
El marido de la infanta Cristina tendría bastantes posibilidades de acabar ingresando en prisión.