La Familia Real noruega arropa al completo a Marta Luisa y sus tres hijas para darle su más sentido adiós al escritor, quien se suicidó en Navidad a los 47 años.


El pasado día de Navidad, Ari Behn, el exmarido de Marta Luisa de Noruega se quitó la vida a los 47 años. Una tragedia que conmocionó a la realeza mundial y, por supuesto, a su familia. El escritor deja tres hijas desoladas, padres y hermanos, amigos… Todo el mundo mostró sus condolencias al conocer la noticia y este viernes le han dado su último adiós. Su funeral se ha celebrado en la Catedral de Oslo.

Ha sido un funeral abierto a todo el mundo. Hasta 900 personas tienen cabida en el templo. La familia publicó su obituario este jueves, junto a unas emotivas palabras: «Todos somos amados. Para las niñas eres insustituible». La esquela está encabezada por los nombres de sus tres hijas, Maud, Leah y Emma, seguidas por la princesa Marta Luisa; sus padres, Marianne Behn y Olav Bjørshol, sus hermanos Anja Bjørshol y Espen Bjørshol, y los hijos de estos, sus sobrinos.

El responso ha sido oficiado por el obispo de Oslo, Kari Veiteberg, y los familiares han participado en la selección de textos e himnos. Los padres de Ari Behn han pronunciado unas palabras en las que han destacado lo mucho que este quería a sus tres hijas. La mayor de ellas, Maud Angelica, ha provocado las lágrimas de todos al dedicarle un sentido homenaje frente a su ataúd. Unas imágenes duras de ver cómo sus tres hijas, de 16, 14 y 11 años le daban su último adiós a su padre.

La Casa Real noruega ha asistido al completo, empezando por los reyes Harald y Sonia, acompañados por los príncipes herederos Haakon y Mette-Marit, y los hijos de estos, Ingrid Alexandra, Sverre y Marius Borg. También ha acudido la princesa Astrid, hermana del monarca. Las realeza europea ha estado representada por Daniel Westling, marido de la princesa Victoria de Suecia, y la princesa Laurentien de Holanda. Además ha asistido la plana mayor del Gobierno noruego, presidido por la primera ministra Erna Solberg.