Ya antes de convertirse en la mujer de Alberto de Mónaco y, por lo tanto, en princesa de Mónaco, Charlene Wittstock dejó claro que no iba a ser una princesa al uso, como ha ido demostrando a lo largo de los años. Después de haber sido una de las grandes ausentes en la entronización de Naruhito de Japón, ha salido a la luz un vídeo en el que se puede ver a la sudafricana como nunca y que, además, probaría que nunca estuvo en el país nipón.

Mientras que su marido y sus hijos mellizos pasaron unos días en el país asiático, donde incluso llegaron a ver en directo el partido del Mundial de Rugby de Japón que enfrentó a Sudáfrica y Reino Unido, Charlene se encontraba en Mónaco.

Uno de los pubs del pequeño país europeo llamado ‘Slammers’ acaba de compartir un curioso vídeo en el que se puede ver a la princesa monegasca disfrutando del mismo partido dentro del local. Vestida con una camiseta de la selección de su país, Sudáfrica, y unos vaqueros, Charlene anima como la que más al equipo, fundiéndose totalmente con la multitud.

Si bien podría haber pasado relativamente desapercibida, en un momento el que parece ser el dueño del local no duda en subirse a la barra para anunciar la presencia de la mujer del príncipe Alberto, para quien pide un gran aplauso. Lejos de mostrarse tímida, se puede ver a Charlene agradeciendo el saludo, levantando los puños y chocando las manos con algunos de los presentes, como una clienta más.

Por si fuera poco, para celebrar esa presencia real, el local anuncia que durante los próximos minutos todas las bebidas correrán “a cargo de la casa”, algo que no solo celebran los parroquianos, sino también la propia Charlene. Sin duda, una noche para recordar y es que además Sudáfrica terminó venciendo a Reino Unido con un marcador de 12-32.