Mónaco está viviendo estos días con gran intensidad. El domingo pasado se celebraba el bautizo de Raphaël, el hijo de Carlota Casiraghi y Gad Elmaleh, que reunió a toda la familia (con excepción de Estefanía), y esta semana es el Concurso Internacional de Saltos de Montecarlo, una cita ineludible para todos los amantes de la hípica.

Los Grimaldi siempre han disfrutado de este evento deportiva de manera muy especial… y este año aún más, porque Carlota se subió a lo más alto del podio al ganar la Pro Am Copa Longines, una de las pruebas del torneo, y recibir el premio de manos de su orgullosa madre, Carolina de Mónaco.

Esta prueba se puso en marcha por primera vez en 2010, impulsada por la propia Carlota, que anoche estaba exultante al ser coronada la ganadora junto a su compañera Edwina Tops-Alexander, con quien formaba el equipo Gucci. Lo más destacado del premio Pro Am es que las parejas están formadas por un jinete profesional y uno amateur.

Carlota estaba como siempre bellísima y demostró encontrarse en plena forma tras su reciente maternidad. Su radiante sonrisa al recibir el premio de manos de su madre, a quien se le caía la baba con el triunfo de su hija mayor, no dejaba lugar a dudas.

carolina de monaco y carlota casiraghi en montecarlo

Carlota, bellísima y en plena forma tras el nacimiento hace seis meses del pequeño Raphaël.

carolina de monaco y carlota casiraghi en montecarlo

La hípica es la gran pasión de Carlota Casiraghi, que ganó el premio Pro Am Copa Longines.

carlota y carolina de monaco

Los equipos de esta prueba están formados por un jinete profesional y un amateur.