Los rumores de una sempiterna crisis entre Alberto de Mónaco y Charlene volvieron a saltar el pasado 30 de abril cuando Alberto de Mónaco fue solo a la CORONACIÓN DE GUILLERMO ALEJANDRO Y MÁXIMA DE HOLANDA. Además, Alberto fue el único príncipe soberano en acudir a la cita royal, pues todos los demás convidados eran príncipes herederos, lo que hizo que todos los focos se centraran aún más en esa ausencia.

Carolina de Mónaco en un festival de flores en Mónaco

La princesa Carolina de Mónaco, que en ausencia de Charlene sigue ejerciendo de primera dama, saluda a una niña a su llegada al Festival de Flores en Fontvieille, en principado.

Carolina de Mónaco en un festival de Flores en Mónaco

Carolina y Alberto de Mónaco en la exposición floral ante un espectacular centro de mesa. 

El principado NO TARDÓ EN DESMENTIRLOS informando que Charlene se encontraba en Sudáfrica en un acto de su fundación y, además, en la boda de unos amigos, algo que despertó más críticas, puesto que son muchos quienes piensan que antepuso su vida privada a sus obligaciones como princesa.

Pero no por ello el principado más mediático del mundo pierde un ápice de su glamour, pues para apagar estos fuegos está Carolina de Mónaco, la abuela más guapa de la realeza mundial.

Carolina de Mónaco en el festival de flores de Mónaco

Carolina, que sigue ostentando el título de princesa de Hannover, es la mejor imagen del principado de Mónaco.

Carolina de Mónaco en un festival de flores

A sus 56 años, Carolina sigue siendo una de las princesa más guapas del mundo.

Carolina presidió dos actos junto a su hermano el pasado fin de semana. Primero acudió junto a su hermano Alberto al concierto benéfico (recaudaban fondos para la Universidad de Jerusalem) Los violines de la esperanza, en el Forum Grimaldi. Al día siguiente acudió, radiante, a la inauguración de la 46 edición de la exposición de flores que cada año se celebra en Fontvieille, también en el principado. 

Carolina de Mónaco en un concierto en el Forum Grimaldi

Al día siguiente presidió un concierto benéfico en el Forum Grimaldi con este conjunto negro de Chanel.

Carolina y Alberto de Mónaco presiden un concierto benéfico

Carolina, la mejor escudera de Alberto. La princesa ha tenido un fin de semana cargado de actos.

Alberto, por su parte, presidió en solitario una gala deportiva en el emblemático Hotel de París monegasco en la que se homenajeó al futbolista brasieleño Ronaldo en un evento organizado por un proyecto conjunto entre Mónaco y Brasil.

Alberto de Mónaco en una gala del deporte

Alberto, en el Hotel de París, en una gala deportiva con fuerte sabor brasileiro.

Alberto de Mónaco y el fubolista brasileño Ronaldo

El príncipe Alberto saluda al mítico futbolista brasileño Ronado ante una bailarina de samba.