Charlene y Carolina volvieron a rivalizar en elegancia. Mientras la la soberana monegasca optó por un abrigo negro a tono con una favorecedora pamela, su cuñada Carolina lució un abrigo jaspeado y coincidió con Charlene en complementarlo con una pamela negra. Sus hijos menores, Pierre Casiraghi y Alexandra de Hannover, ocuparon un lugar de honor , aunque para ella lo más importante ahora es estar pendiente de Carlota, quien está próxima a convertirla en abuela por segunda vez. Andrea y Tatiana, que también vestía de negro, ocuparon un discreto lugar en uno de los bancos del templo.

charlene-cuñadas

Charlene camino del altar seguida por sus cuñadas Carolina y Estefanía

Tras el acto religioso, se siguió el programa habitual que incluía un desfile militar en la plaza del palacio Grimaldi, la aparición de la familia en el balcón del palacio en cuy Salón del Trono se celebrará un almuerzo con las autoridades. Para la tarde-noche está anunciada una recepción y una representación de ópera en el Forum Grimaldi. La Fiesta Nacional se celebra el 19 de noviembre, festividad de San Rainiero, desde 1951 y Alberto ha mantenido esta fecha como homenaje a su padre.

alberto-charlene

Alberto Charlene, impecable de negro, a la salida de la catedral.

pierre-alexandra

Pierre Casiraghi entró en la catedral con su hermana, Alexandra de Hannover. Su hermano mayor, Andrea, y su cuñada Tatiana tampoco acudieron al acto religioso.

alberto-charlene-balcon

 Los soberanos monegascos en el tradicional saludo desde uno de los balcones del palacio Grimaldi.

carolina-balcon

Carolina compartió balcón con su hermana Estefania y sus hijos menores, Pierre Casiraghi y Alexandra de Hannover.