El príncipe sueco y su esposa han dado positivo en coronavirus. Ahora ellos y el resto de su familia están confinados. No son los únicos de la realeza europea golpeados de un modo u otro por la pandemia.


La pandemia del coronavirus está alcanzando a todo el planeta y a todas las clases sociales, incluyendo a la realeza. Los últimos en sumarse a una desgraciada larga lista son Carlos Felipe y Sofía de Suecia, el hijo y la nuera respectivamente de los reyes Carlos Gustavo y Silvia de Suecia. Ayer mismo la Casa Real escandinava comunicaba que la pareja había dado positivo en coronavirus, por lo que a partir de ese momento debían observar el estricto protocolo de cuarentena. El matrimonio, que tiene dos hijos, Alexander y Gabriel, de cuatro y tres años, se encuentran ya en su residencia oficial.

La pareja se encuentra bien, «dadas las circunstancias», según han informado, con síntomas leves de la enfermedad, pero su positivo ha obligado a movilizar al resto de la Familia Real. Y es que justamente unos días antes habían coincidido con los monarcas, la princesa Victoria y su marido, Daniel Westling, en una misa en memoria de Walther Sommerlath, hermano de la reina, quien murió a finales del pasado octubre. Aunque la ceremonia religiosa se llevó a cabo con todas las medidas de seguridad, congregando a menos de diez personas, y a la que habían acudido tras realizarse unos test previos, que habían dado negativo.

Según ha informado la Casa Real, tanto los reyes como los príncipes herederos se someterán también a otra prueba de la Covid-19 para saber si están contagiados o no.

Carlos Felipe y Sofía, junto con la heredera Victoria, han sido unos de los miembros más activos de la Familia Real sueca durante toda a pandemia. Y es que los reyes, dada su edad de riesgo, permanecieron aislados en el castillo de Stenhammar, situado a una hora y media de la ciudad de Estocolmo.

Los príncipes suecos son los últimos en notificar su positivo en coronavirus, una noticia que llega justo tras saber que nuestro Rey Felipe tiene que guardar una cuarentena preventiva de diez días tras haber estado en contacto con una persona contagiada. Al mismo tiempo, la princesa Michael de Kent, de 75 años, esposa de uno de los primos más queridos de la reina Isabel de Inglaterra, continúa recuperándose de la enfermedad.

Yéndonos un poco más atrás en el tiempo, tenemos que recordar que el príncipe Guillermo de Inglaterra también sufrió el coronavirus, aunque lo hemos sabido más tarde, cuando ya lo había pasado. Su padre, el príncipe Carlos, fue uno de los primeros ‘royals’ en anunciar que había dado positivo en la Covid-19, justo después de confirmar el suyo el príncipe Alberto de Mónaco. Estos dos últimos, dentro del sector de riesgo, afortunadamente se recuperaron sin problemas.

Por otro lado, tanto la Reina Letizia como su hija mayor, la Princesa Leonor, también han debido observar cuarentenas preventivas (tal y como ahora está haciendo Don Felipe) después de estar en contacto estrecho con infectados: la Reina tras una reunión con la ministra Irene Montero (que luego dio positivo); y la Princesa de Asturias a causa del positivo de una compañera de clase al inicio del nuevo curso escolar.