Es raro este gesto de la princesa e incluso puede parecer un ‘feo’ en caso de no estar justificado, ya que fue el único miembro de la familia real en no llevar la copa a los labios. Si hace dos semanas, Letizia hacía gestos extraños al príncipe durante un brindis en una recepción con la Policía, para finalmente no beber, esta vez lo hizo en una ocasión más solemne: la del día de la Hispanidad. Aún más cuando en esta ocasión era el príncipe y no el rey el que presidía el desfile y la posterior recepción.

El gesto de la princesa es raro por lo inusual y porque ya lo ha hecho dos veces en pocas semanas. El detalle no ha pasado desapercibido para los algunos medios que han comentado con extrañeza la actuación de la princesa.

O a Letizia no le gusta nada el vino o quizás haya un nuevo bebé real el camino.

,letizia-principe-y-reina

Los príncipes de Asturias y la reina, el sábado en el Palacio Real