belgica

Los reyes y los herederos fueron aclamados ayer por una multitud (se calculan unas quince mil personas) que quiso darles su apoyo en Les Marolles, en Bruselas.

Ayer mismo, el todavía rey, Alberto de Bélgica, también se dirigía al país en un último discurso, muy emocionado: «Tengo un deseo que me es muy querido, como rey y como padre: Brindad todo vuestro apoyo y vuestra colaboración al futuro rey Felipe y a la reina Matilde. Son una pareja excelente al servicio de Bélgica y tienen toda mi confianza».

Este discurso, que había sido grabado hace unos días en su despacho del Palacio de Laeken, su residencia oficial, fue retransmitido por televisión y en él, el todavía rey apeló a la cohesión de un país profundamente dividido. Una labor muy difícil que quedará en manos de su hijo, Felipe, a quienes muchos no atribuyen la cintura política de su padre.

belgica1

Un simpático gesto de Felipe, ante una multitud entregada, en un día particularmente caluroso.

alberto y paola de bélgica

La reina Paola de Bélgica no pudo reprimir las lágrimas.

fabiola de bélgica

Fabiola de Bélgica, viuda del rey Balduino, no quiso perderse ninguno de los actos de estos históricos días.

belgica5

Felipe y Matilde de Bélgica vivieron ayer su último día como príncipes, mientras que Alberto y Paola de Bélgica disfrutaron de su último día de reinado en Bruselas.

alberto y paola de bélgica

Cariñoso gesto de Paola de Bélgica hacia su marido, quien ha aducido problemas de salud para abandonar el trono, aunque otros apuntan al desgaste por los escándalos en los que se ha visto envuelta la familia en los últimos tiempos.

matilde de bélgica

Matilde de bélgica es un gran apoyo para su marido y ha estado a su lado en controvertidos momentos, como los rumores sobres su supuesta homosexualidad.