La esposa del príncipe Federico se suma a una tendencia que parece cundir entre reinas y princesas. Adiós lentillas, ¡bienvenidas gafas!


Reinas y princesas poco a poco están retomando sus compromisos tras las navidades. La pandemia todavía no permite que sus agendas cojan todo el impulso (cuando no hay retrocesos a causa de la tercera ola), pero gracias a esto nos hemos reencontrado con clásicas como Máxima de Holanda y ahora Mary de de Dinamarca. La princesa reaparecía después de un mes fuera de foco. La última vez que la vimos fue, acompañada por su marido y sus cuatro hijos, para lanzar desde su hogar su tradicional mensaje navideño. Su regreso ha sido muy bienvenido, aunque con carácter virtual, como ocurre últimamente con casi todas las actividades reales. Un detalle en particular ha protagonizado la única foto que ha facilitado la Casa Real danesa: sus gafas.

Mary de Dinamarca ha participado en un encuentro del Fondo de Población de Naciones Unidas, del que ella es embajadora desde hace una década, enfocada en la lucha por la igualdad de género y por los derechos de mujeres y niñas del mundo en situación de vulnerabilidad. Para la videoconferencia, la esposa del príncipe Federico escogió uno de los salones de su residencia dentro del complejo palaciego de Amalienborg, y se situó frente a la pantalla de su ordenador. La foto capta un momento de la princesa iluminada por el resplandor.

Su look es de corte ejecutivo, con una americana burdeos, un jersey de cuello alto negro y el pelo suelto peinado con raya al medio. Inevitablemente nos recuerda a la misma Reina Letizia, quien suele apostar por esta imagen cuando teletrabaja en La Zarzuela. De hecho, muchas veces se las ha comparado a ambasPero lo que más llama la atención son sus gafas de pasta, que ella no suele mostrar en público. Justo un día después de ver a la reina Máxima de los Países Bajos en la misma situación: de vídeoconferencia y con gafas.

Casa Real Holanda.

Parece que se han acabado los tiempos en los que llevar gafas no era algo atractivo. Al contrario. Unas gafas bonitas pueden resaltar aún más un rostro. Hay que decir que a la princesa Mary le sientan fenomenal y le dan ese aire de intelectual y profesional que tanto buscan en estos tiempos. No se sabe si ella ha decidido aparecer en público con lentes después de ver a la reina argentina, pero es curioso que ambas luzcan el mismo complemento prácticamente a la vez. Su suave maquillaje y el favorecedor diseño hacían destacar la mirada de la princesa.

Han sido días movidos para la familia del príncipe heredero. A principios del pasado diciembre, su primogénito, el príncipe Christian, de 15 años, confirmaba que había dado positivo en coronavirus, por lo que tanto él como el resto de la familia tuvieron que confinarse. Pasado el tiempo estipulado y tras una prueba, la Casa Real danesa comunicaba que el joven ya estaba curado. Así se verificaba en dicho mensaje navideño. Su abuela, la reina Margarita, tiene 80 años y es persona de alto riesgo, pero ya se encargaron de decir que no había habido contacto físico entre ellos.