Con estos consejos sencillos no necesitarás echar mano de la medicina estética para que tus labios parezcan más gruesos. Podrás hacerlo solo con maquillaje


Si tu también te miras al espejo y sueñas con tener unos labios más gruesos y jugosos, esta noticia es para ti. Conseguir unos labios XXL es más fácil de lo que imaginas. Lo primero, y más importante, es tener los labios lo más hidratados posibles. 

Hidrata tus labios para que parezcan más gruesos

Para hacerlo Maybelline aconseja un remedio natural que nunca falla: aprovecha el aceite de oliva o coco que tienes en casa y aplica unas gotas sobre tus labios dibujando pequeños círculos. Deja reposar el aceite durante toda la noche, y por la mañana, al día siguiente, notarás la mejoría. Si eres de las que tiene los labios muy secos, elimina las células muertas de la piel de los labios con un exfoliante y nutre la zona con un bálsamo con efecto voluminizador que se adecue a ti (también puedes usar hidratantes con menta o hierbabuena). Así conseguirás unos labios suaves e impecables, sin pieles ni tiranteces. 

Una vez domines este primer paso, solo tendrás que jugar con los colores y texturas del maquillaje para conseguir el efecto deseado. 

Gtres

Ilumina el arco de cupido

Un truco muy popular entre los maquilladores es iluminar la zona del arco de cupido (la zona en forma de V que tenemos en la zona superior del labio). Aquí los expertos destacan que los brillos y los tonos más claros resaltan y crean un efecto óptico que da la sensación de que los ‘empuja’ hacia adelante. Y es que cuando la iluminación viene de frente las partes protuberantes se ven más claras, más iluminadas.

Perfila con un lápiz de labios, siempre con un tono más oscuro que nuestra piel

Dibujar el contorno del labio con un perfilador es vital para conseguir unos labios carnosos. El perfilador debe ser más oscuro que nuestra piel, pero más claro que la barra de labios que vayamos a usar después. 

Pinta los labios con un tono más oscuro en los extremos y un tono más claro en el centro

Nuestros labios no son planos y dando luz en el centro, y sombra en los extremos, estamos moldeando y dando más volumen a la zona. Y a la hora de elegir color las tonalidades corales, rojas, rosas o color melocotón engordarán visualmente la boca. Si tienes los labios finos, no uses los tonos más oscuros de la paleta como son los granates o burdeos.

Finaliza con un toque de gloss

El truco del gloss siempre funciona. Y no lo decimos nosotras, lo corroboran maquilladores de prestigio a nivel internacional. Una vez que ya has pintado tus labios, añade un toque de gloss transparente y verás el resultado.