Mar Flores ha compartido un tratamiento antiedad que es perfecto para quienes quieren tratar de hacer frente a los signos que el paso del tiempo va dejando en nuestra piel


Cuidar de la piel es importante a todas las edades, pero pasados los 35 hay que hacer especial hincapié en hidratarla y cuidarla para que no sufra los signos de la edad. Y una vez pasada la barrera de 50, lo ideal es buscar tratamientos que nos ayuden a que la piel no acuse el paso del tiempo. Y para eso el tratamiento antiedad que ha mostrado estos días Mar Flores es una apuesta segura.

Tratamientos para luchar contra los signos de la edad

La modelo y diseñadora ha mostrado en sus redes sociales un tratamiento antiedad que basa su funcionamiento en la idea de que hay que trabajar la piel en profundidad y de manera constante para generar ese efecto antiaging. Bajo el lema ‘la belleza comienza cuando decides ser tú misma’, Mar Flores ha compartido un conjunto de sérums que trabajan para recuperar las pieles maduras y devolverles su esplendor.

Estos tratamientos tienen como base una serie de ingredientes que están proliferando en la cosmética, como los proteoglicanos. Esta proteína cumple una función importante a la hora de mantener y reparar la estructura celular, por lo que los laboratorios están investigando para encontrar tratamientos que aplicar en ese sentido.

La rosa damascena, el ingrediente secreto del tratamiento de Mar Flores

Pero si hay un ingrediente estrella en los sérum que ha compartido Mar Flores ese es la rosa damascena, una planta originaria de Sudamérica y con múltiples propiedades cosméticas. La línea elegida por la modelo es la Timeless Prodigy de Skeyndor y la tiene en su formulación.

Mar Flores muestra en concreto dos tratamientos, el primero es el sérum y el segundo está formado por tres fases y lleva por nombre The Luxury elixir. Lo componen tres sérum con distintas funciones. El paso uno son los activadores de la génesis celular, el segundo los perfeccionadores y el tercero los potenciadores.

El poder de las rosas

Como decimos, la rosa damascena está en la base de ambos tratamientos y, si bien, no todos los tratamientos la llevan, no es un ingrediente nuevo en cosmética. Y es que esta flor es conocida por sus beneficios para la piel, a la que hidrata, ayuda a la estimulación de colágeno.

La rosa, un elemento que ya han utilizado muchas otras firmas cosméticas, incluida Carla de Bulgaria, que creó una línea de tratamientos a partir de una flor única que se daba en el país originario de la familia de su marido. Y es que además de los beneficios en cuanto a hidratación, también tiene poder antiséptico, cicatrizante y antioxidante. Todo un dechado de virtudes que ahora podemos localizar en sérums y cremas para el día y la noche.