La pérdida de elasticidad de la piel y el aumento de la flacidez en los brazos es una pesadilla para muchas mujeres. ¡Calma! Es posible conseguir unos brazos firmes si sigues una serie de consejos


A partir de los 45 años, la falta de firmeza muscular es cada vez más notable. Una vez alcanzada esa edad, lo normal es que la cara interna de los brazos se descuelgue, debido a la pérdida de colágeno en la piel (que la sufren hasta las más delgadas). Luchar contra las llamadas alas de murciélago es tarea complicada, pero no misión imposible. Eso sí, hay que ser constante y seguir a rajatabla unos consejos clave. ¡Toma nota!

Revisa tu alimentación

No es ninguna tontería. Lucir unos brazos firmes y estilizados dependerá en gran parte de tu dieta. Los brazos, junto al interior de los muslos, son una de las partes de tu cuerpo más sensibles a las pérdidas y ganancias de peso, por lo que para evitar la aparición de la distensión es importante seguir una alimentación saludable y equilibrada. Introduce en tus platos huevos y lácteos, ya que contienen colágeno. La gelatina y las frutas ricas en vitamina C también te ayudarán a que tu cuerpo produzca elastina y, de esta forma, combatir la flacidez.

¿Cosméticos? Por supuesto

Deben estar en tu rutina diaria. Utiliza cosméticos que contengan activos reafirmantes y tensores, como colágeno o ácido hialurónico. Además de cremas hidratantes, los aceites corporales específicos que hay en el mercado también son muy eficaces. Aplícalos realizando masajes firmes y ascendentes para que penetren mejor. ¡Y ojo con los baños de agua caliente! Hacen que la piel pierda su función protectora y se reseque, sobre todo en la zona del codo. Termina siempre tu ducha con un chorro de agua fría, te ayudará a mejorar la circulación y a tensar los tejidos.

brazos firmes

Ejercicios específicos, imprescindibles

Es fundamental practicar ejercicios específicos. Los mejores, sin duda, son los de fuerza. Cuando ya tengas interiorizado y dominado uno, pasa al siguiente. Si quieres eliminar las alas de murciélago (esa acumulación de grasa, músculos flácidos y piel que normalmente cuelga de la parte posterior del brazo) también debes realizar flexiones. Sigue bajando hasta nuestra galería, te mostramos la rutina infalible que necesitas seguir para presumir de brazos firmes y fuertes este verano.

¿No tienes tiempo para hacer ejercicio? 😪

Tranquila, también tenemos la solución. Hay actividades que realizas diariamente y ejercitan tus brazos sin que apenas te des cuenta. Por ejemplo, adquiere el hábito de contraer los músculos cuando estés leyendo o trabajando en el ordenador. Cuando vayas a la compra, intenta llevarla en peso compensado en ambos brazos sin obligarte mucho y sin hacerte daño en la espalda. ¡Algo es algo! Y todo suma.