La exconcursante de ‘La isla de las tentaciones’ Susana Molina se ha puesto en las manos de Manuel Zamorano para su acertado cambio de look.


Después del verano, además de necesario, es más que recomendable que pasemos por nuestra peluquería de confianza para sanear nuestro pelo. El agua salada del mar, el cloro de la piscina, el sudor y la continua exposición solar durante los meses de julio y agosto, hacen que nuestro cabello acabe más estropeado de lo que nos gustaría. La temporada estival maltrata nuestro pelo y las peluquerías y los salones de estética son los únicos lugares en los que verdaderamente podemos recuperar los daños causados. Esto lo tiene bien aprendido Susana Molina, que después de haber pasado sus vacaciones entre las Islas Canarias e Ibiza, ha vuelto a Madrid con las pilas recargadas y se ha pasado por el centro de belleza de Manuel Zamorano. Allí, además de sanearse el cabello, ha aprovechado la visita para hacerse un sorprendente cambio de look.

La que fuera una de las claras protagonistas de la primera edición de La isla de las tentaciones comenzó el año con flequillo recto; y, poco a poco, fue dejándolo crecer para conseguir una bonita media melena con raya en medio. Ahora, manteniendo este corte que nueve meses le ha costado conseguir, la influencer decidió ponerse en manos de Manuel Zamorano, el estilista, maquillador y peluquero de Sálvame, para añadir un toque de color a su pelo con unas mechas que no pueden estar más en tendencia. Un cambio de look que nos ha sorprendido gratamente. Y es que no puede estar más guapa.

Así ha sido el sorprendente cambio de look de Susana Molina

La expareja de Gonzalo Montoya se ha convertido en toda una influencer y, como toda buena reina de las redes, ha querido seguir la última moda en cuanto a pelo se refiere. Para ello, Susana Molina ha añadido unas bonitas mechas rubias en los primeros mechones de su cabello, manteniendo el resto de su pelo en su característico tono castaño. Una forma dividir el pelo en dos tonalidades diferentes que le sienta divinamente.

Ella no podía tener más claro lo que quería. Motivos no le faltaban, y así lo explicaba a sus casi un millón de seguidores. «Yo casi siempre voy con el pelo para atrás porque me empieza muy en la frente y se me pone todo en la cara. Así que lo que quería era que, al ponérmelo detrás de la oreja, se me viese un poquito por delante y por la patilla», comentaba en su cuenta de Instagram. Y es que, si tenemos algo claro, lo mejor es atrevernos y llevarlo a cabo. ¿Qué os parece el resultado? A nosotras, personalmente, nos encanta.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Cambio de look ✂️ 🙈

Una publicación compartida de Susana Molina (@susana_bicho90) el