Una de las más famosas chicas Disney de los últimos años, Selena Gomez, al igual que Miley Cyrus, se ha hecho mujer y apuesta en su cuarto disco, ‘Stars Dance’, por una imagen sexy y sugerente que apoya a una música pensada para las pistas de baile y no para pensar demasiado…

La exnovia de Justin Bieber, por primera vez sin su banda de apoyo, ‘The Scene’, no parece haberse roto mucho la cabeza para este disco, que a veces suena un poco a Rihanna, en el que destacan canciones como Slow Down’ o ‘Like a Champion’, que coquetea con el reggae.

En cualquier caso, lo que ha quedado claro es que ha conectado con el público estadounidense, ya que ha logrado, con 97.000 copas, el ansiado número uno de la lista Billboard. Tal vez este excelente resultado le haga replantearse sus recientes declaraciones en las que insinúa que no tendrá demasiado recorrido como cantante ya que quiere dar prioridad a su carrera como actriz.