El fast good, esto es, comer rápido pero a base de productos sanos, frescos y de calidad, es uno de los hábitos más comunes del moderno gourmet. Por eso Saporem, un local decorado en madera con toques provenzales e industriales y ubicado en la zona de Huertas, ha sumado a sus ya famosas pizzas artesanas una versión Premium y muy refrescante de la clásica hawaiana a base de piña Orsero y pesto de cilantro. Hecha en horno de leña, con forma ovalada y de masa fina y crujiente es ideal para compartir en pareja en el mágico patio interior del establecimiento, donde por las noches hay música en directo.

saporerm1

También en el barrio de Las Letras, y desde su privilegiada ubicación en el lobby del Hotel ME, el restaurante Ana La Santa practica el culto a la piña con propuestas como la presa ibérica cocinada al grill y marinada con chutney de piña Orsero. Un plato de éxito para disfrutar en los diferentes ambientes que recrea el espacio: el salón de casa con chimenea incluida, el comedor, la barra tras la cocina vista o un acogedor jardín donde sentirse como en la comodidad del hogar, mientras se divisa la vida que fluye en la Plaza de Santa Ana.

El exotismo de las cocinas foráneas y de fusión es también reclamo para ese público viajado y de vuelta, que compra en Fuencarral y alterna por Malasaña después del teatro en off. Así en 80 Grados, un restaurante que toma su nombre de la técnica de cocción a baja temperatura que utiliza en todos los platos de su carta, han elaborado un sápido tartar de piña Orsero a la lima con crema de moscovado y helado de vainilla. La piña está cortada en brunoise y macerada al vacío durante toda la noche en un jarabe de anís estrellado que se cocina por debajo de esos 80º para preservar el sabor y los nutrientes de una piña excepcional, jugosa y rica en vitaminas A, B y C, aminoácidos, proteínas y minerales.

…O MERENDAR

Por que los hipsters no hacen el after work sino que meriendan, Toma Café se ha convertido en uno de sus destinos preferidos cuando cae la tarde. Se trata de un local de diseño vintage, con objetos recuperados, ladrillo visto y algún que otro guiño a la bici donde -como su nombre indica- la gente toma café en mesas comunales mientras alimenta su apetito cultural libro u iPad en mano. Su café es 100% natural, de la variedad arábica y tostado en el propio establecimiento y su repostería es totalmente artesana y elaborada únicamente con productos ecológicos. Así, su homenaje a la piña Orsero es una colección de dulces hechos en casa entre los que se incluyen un jugoso bizcocho de chocolate y flores de piña, una galette de piña y fresa y una tarta de piña y crema de almendra.  

 

Y cuando se va de copas, nada de gin tonics. Lo más de lo más son los cócteles caribeños, eso sí, elaborados siembre con zumos y siropes caseros de fruta natural. Por eso en Bon Vivant & Co, un multiespacio de estilo boho chic en el que funciona el concepto non stop desde el desayuno a la cena pasando por el brunch, su propuesta es una versión 100% home made de la Piña Colada. Lleva ron, zumo de lima natural, tres cucharadas de azúcar blanca y la pulpa recién extraída de piña Orsero, todo ello mezclado a golpe de batidora al momento de servirlo y presentado en la propia cáscara de la piña . En definitiva, un cóctel sabrosísimo apto para el buen vividor.

 

DIRECCIONES:

Saporem: C/ Ventura de la Vega, 5. 91 420 44 74.

Ana La Santa: Plaza de Santa Ana, 14.91 701 60 13.

80 Grados: C/ Manuela Malasaña, 10. 91 445 83 51.

Toma Café: C/ Palma, 49. 91 702 56 20.

Bon Vivant & Co: C/ San Gregorio, 8. 91 704 82 86.