El vestido centra toda la atención de una novia, pero para que el look sea perfecto el maquillaje también es imprescindible. Te desvelamos las rutinas beauty que debes seguir


La situación sanitaria de la pasada primavera ha provocado que muchas de las bodas aplazadas se celebren este otoño-invierno. Siempre el vestido de la novia ocupa el lugar de honor, pero la elección de un mal maquillaje puede dar al traste con el look nupcial, aunque hayas elegido el diseño más maravilloso.
Para lucir un maquillaje de novia natural, fresco y luminoso el día de la boda es imprescindible tener una piel lo más saludable posible. ¿Cómo conseguirlo? La maquilladora Cristina Lobato desvela todas las claves:

1. Acude a un centro estético mínimo dos meses antes del enlace.
En el centro realizarán un buen diagnóstico de tu piel y, en base al criterio del profesional, te recomendarán diferentes tratamientos según las necesidades de tu piel.

2. Ritual de cuidado diario en casa para mejorar el estado de tu piel:
«Afortunadamente en la actualidad contamos con cosméticos que nos permiten realizar en casa tratamientos de higiene y belleza sin ningún tipo de riesgo para la salud de nuestra piel», explica la maquilladora.

3. Utiliza un peeling una vez por semana.
Así eliminarás las células muertas que obstruyen los poros de la piel y favorecerás la renovación celular de las capas más profundas. En el mercado hay gran variedad de peelings pero los más recomendados son los que contienen ácido glicólico.

¿Cómo cuidar la piel antes de la boda?

Por la mañana…

Limpia el rostro con un limpiador facial específico para tu tipo de piel. Aplica el gel limpiador y masajea realizando círculos descendentes en cuello y escote, y ascendentes en el rostro. Después retira el producto con abundante agua.

Aplica un tónico con la ayuda de un disco de algodón a pequeños toquecitos.

Utiliza una crema hidratante de día que esté indicada para tu tipo de piel.

Por la noche…

Si estás maquillada, el primer paso será desmaquillar ojos y labios con un desmaquillador específico.

Extiende una cantidad generosa de leche limpiadora sobre rostro y cuello. Trabaja el producto con movimientos amplios y rápidos, después retíralo con pañuelos de papel.

Aplica un tónico facial.

Por último, aplica un tratamiento de noche adecuado a tu tipo de piel. En este momento también sería oportuno utilizar un contorno de ojos antiarrugas si fuera necesario.

«Si eres constante con esta rutina de belleza seguro lucirás una piel bonita el día de tu boda porque estará mucho más equilibrada», apunta Cristina Lobato.