Con la llegada del verano, nos vienen a la cabeza muchas dudas y preguntas sobre qué activos puedo o no utilizar, como es el caso de la vitamina C


Con la llegada del verano, existen muchos mitos sobre algunos cosméticos que no debemos añadir a nuestro neceser por los activos que contienen, que pueden dañar nuestra piel debido a la continuada exposición solar y a la fuerza de la radiación solar. Como hemos dicho, algunos activos cosméticos generan dudas sobre la idoneidad de usarlos o no en los meses de verano. La farmacéutica Rocío Escalante, experta en dermocosmética y titular de Arbosana Farmacia, resuelve las dudas y nos explica cómo utilizar o no activos como el retinol o la vitamina C este verano.

Retinol y otros tipos como ácido retinoico

Podemos seguir usándolos en la rutina de noche, siempre y cuando ajustemos las concentraciones a la baja, y protejamos por el día la piel con protección solar alta. Otra opción es usarlos en días alternos o 2-3 veces por semana. Presta atención al retinol este verano. 

Ácido glicólico

El ácido glicólico y otros alfa hidroxiácidos como el cítrico, o el mandélico, no son fotosensibilizantes pero al realizar una renovación celular, la piel queda más expuesta a los rayos del sol. La opción es seguir usándolos en concentraciones más bajas, sobre todo en el caso del glicólico, o suspender el tratamiento durante las semanas en las que vayamos a estar más expuestos al sol. Y siempre, protegernos del sol con filtros altos.

Vitamina C

La vitamina C podemos seguir usándola en verano, sin riesgos porque no mancha la piel. Es cierto que es un activo fotosensible, es decir, se oxida o se degrada con la luz solar.  Esto puede provocar que notes el poro más sucio, y por eso recomiendo hacer una exfoliación un día a la semana. Pero puedes seguir usándola en verano, de hecho, mi rutina antiedad favorita es el uso de antioxidantes por la mañana combinados con protección solar alta.

Ácido salicílico

Al tratarse de un betahidroxiácido hay que tener también cuidado con el sol, porque la piel queda más desprotegida. No iniciaría un tratamiento con él en verano, pero en el caso de personas que lo usan de forma habitual para regular el acné lo mantendría. Siempre por la noche y combinándolo con una protección solar alta por el día